Venezuela firmó acuerdos por más de 4.500 millones de dólares para inversiones mineras en el sur del país, dijo el martes el presidente Nicolás Maduro, en un intento por diversificar una economía que sufre una aguda crisis agravada por el desplome de los precios del petróleo.

Venezuela ha intentado por años desarrollar sus enormes reservas de oro, diamantes y coltán, que yacen en el sur del país en una zona bautizada por el mandatario socialista como el “Arco Minero del Orinoco”.

Sin embargo, no ha tenido éxito en atraer inversiones suficientes para diversificar una economía que lidia con la inflación más alta del mundo, que sufre una recesión y una escasez que obliga a miles a formarse, casi diariamente, en enormes colas en busca de alimentos y medicinas.

Además, Venezuela posee grandes reservas de hierro y bauxita y es un jugador importante en el mercado de semi elaborados, planos y largos de acero, briquetas de hierro en caliente (HBI), pellas y aluminio primario, pero en la última década tuvo que reducir sus envíos al exterior ante una declinante producción.

Maduro aseguró, sin dar mayores detalles, que la nación petrolera firmará “en los próximos días” contratos por 20.000 millones de dólares para desarrollar proyectos en el Arco Minero.

Compartir