El segundo semestre de 2012, la empresa solicitará la aprobación del proyecto completo. Presidente Ejecutivo destacó que el proyecto es rentable, incluso en condiciones desfavorables de mercado. El proyecto presenta importantes ventajas ambientales en términos de menores emisiones de material particulado y menor consumo de energía y agua.

“Chuquicamata Subterránea es un proyecto que es parte importante de nuestra estrategia y que va avanzando de acuerdo a lo programado. Así, durante la segunda mitad del año vamos a ir a nuestro Directorio a solicitar la aprobación del proyecto completo,” sostuvo Thomas Keller, Presidente Ejecutivo de Codelco, quien añadió que actualmente se están construyendo las obras tempranas por un monto de 876 millones de dólares y que esperan contar con la decisión de inversión antes de fin de año.
El ejecutivo hizo estas declaraciones en el marco de una conferencia de prensa sobre los avances de este proyecto estructural de Codelco, que contó con las intervenciones del Ministro de Minería, Hernán de Solminihac; el vicepresidente de Operaciones Norte, Julio Aranis, y el gerente del proyecto Mina Chuquicamata Subterránea, Álvaro Aliaga.

“Es un proyecto robusto desde todo punto de vista y también desde la perspectiva comercial,” señaló el Presidente Ejecutivo de Codelco, descartando que su ejecución se pueda ver afectada por los vaivenes que se observan en el precio del cobre. “Codelco tiene una mirada de largo plazo en su negocio y la calidad de este yacimiento lo hace rentable incluso en condiciones de mercado desfavorables.”

Keller manifestó que el proyecto estructural, a cargo de la Vicepresidencia de Proyectos de Codelco, “es un tremendo desafío, pero contamos con los recursos humanos y financieros para llevarlo a cabo. Es nuestra obligación como Codelco de explotar los recursos mineros que tenemos en beneficio de todos los chilenos.”

El Ministro de Minería valoró “el muy importante avance que ha tenido este proyecto Chuqui Subterráneo, que es un aporte significativo para el país y el mundo.” Luego destacó “la tecnología que se va a usar, que es de clase mundial y, por lo tanto, un aporte al desarrollo de Chile.”

“Estamos muy contentos de que Codelco esté avanzando en el desarrollo de los recursos naturales que tiene en beneficio de todos los chilenos,” enfatizó De Solminihac quien, consultado por la posición del Gobierno respecto de la magnitud de financiamiento de los proyectos estructurales de la Corporación, señaló que “hay una política clara al respecto de eso y es que el Gobierno ha conversado con Codelco para que cuente con los recursos necesarios, para que busque los mismos mecanismos para financiar, de modo que no baje su nivel de evaluación de riesgo; por lo tanto, tiene que acceder a los créditos necesarios para poderlos llevar sin bajar su riesgo; y si es necesario aportar, se va a aportar lo que sea necesario para desarrollar los proyectos.”

El gerente del proyecto, Álvaro Aliaga, afirmó que “Chuquicamata Subterránea se constituirá en uno de los principales referentes de la industria extractiva subterránea mundial, dada la magnitud de la operación involucrada, que representa250 hectáreas, por lejos—junto con el Nuevo Nivel Mina El Teniente- la más grande del mundo.”

Y agregó: “Una de las singularidades de este yacimiento es la calidad de su base minera: tras casi un siglo de explotación todavía tiene recursos que son comparables con los mejores de la industria. Y lo mejor es que si revisamos nuestra información geológica, los sondajes terminan en mineral; es decir, lo más probable es que cuando continuemos los trabajos de exploración vamos a poder agregar más cantidad de recursos, lo que permitiría que haya un proyecto Chuquicamata Subterránea2.”

Aliaga destacó que el proyecto Chuquicamata Subterránea “tiene grandes ventajas en materia de sustentabilidad. Por ejemplo, disminuye en 97% la emisión de polvo en suspensión o material particulado, lo que es evidente ya que estamos pasando a una minería más encapsulada como es la subterránea. También hay ventajas en consumo energético y de recursos naturales. En efecto, el proyecto rebaja en forma importante el consumo neto de agua ya que contempla una serie de instalaciones para su reutilización. Y estamos utilizando energía solar para todo lo que es el suministro de la energía necesaria para la operación del barrio cívico, las oficinas y los talleres.”

El vicepresidente de Operaciones Norte, Julio Aranis, destacó que “en el ámbito económico, este proyecto permite dar la viabilidad técnica y económica para por lo menos 50 ó 60 años más, a un nivel de producción de 140 mil toneladas diarias de mineral con leyes de cobre 0,71 y 500 partes por millón en molibdeno, que es altísimo, lo que transformará a este depósito en una de las minas más grandes productoras de molibdeno en el mundo.”

El ejecutivo reflexionó en que si bien el proyecto “es una oportunidad, para la División Chuquicamata y para todo el Distrito Norte, también es un gran desafío: el desafío de poder poner en el norte un proyecto subterráneo donde no hay mucha experiencia en ello. Hay una gran motivación por lo que significa Chuquicamata histórico, emblemático, que va a seguir vigente bajo otro método de explotación.”

“La mina de Chuquicamata, en sus planes de negocios, estipula su cierre el año 2020 y Chuqui subterráneo iniciará su ramp up, el 2018. O sea, va a haber poco más de un año de concomitancia de los dos procesos,” apuntó Aranis.

Compartir