La compañía minera Vale acordó con el gobierno de Minas Gerais el pago de alrededor de 7.000 millones de dólares por los daños ocasionados tras la tragedia en el municipio Brumadinho en 2019, que dejó al menos 270 personas muertas. Según las autoridades locales, el dinero será invertido en obras para la población y no evitará que continúen las acciones individuales, muchas en el ámbito penal, por parte de las víctimas contra la compañía.

El 25 de enero de 2019 el municipio Brumadinho, en el estado Minas Gerais, suroriente de Brasil, sufrió una de las peores tragedias en la historia del país. La rotura de una presa con desechos mineros, copropiedad de la empresa Vale, causó una avalancha que arrasó con todo a su paso. Decenas de viviendas quedaron sepultadas y 270 personas murieron. Los cuerpos de 11 aún no han sido encontrados.

Ahora, después de dos años de reclamos y múltiples rondas de negociaciones, la compañía acordó con el gobierno local pagar una indemnización de alrededor de 7.000 millones de dólares por los daños “sociales y ambientales” causados, según la fuente.

Compartir