Ahora son tres las empresas que suman esfuerzos para liberar cuanto antes a los 33 mineros atrapados en las minas de Copiapó, en Chile. Se trata de dos mineras chilenas y una canadiense que buscan cavar con la mayor celeridad posible.

La primera alternativa o Plan A , está a cargo de la chilena Terraservice, que es la encargada de operar la maquina Strata 950 y que llegó a los 141 metros sobre un total de 702 m.

La Strata 950 comenzó a operar hace poco menos de dos semanas y aún debe perforar un ducto de unos 30 centímetros de diámetro, que una vez que alcance el metraje total deberá ser nuevamente ensanchado hasta los 66 cm de diámetro, para permitir la ajustada salida uno a uno de los mineros, atrapados desde el 5 de agosto en la mina San José, a 800 km al norte de Santiago.

“Somos 385 personas, distribuidas entre las diversas faenas, oficinas de Copiapó y casa matriz en Santiago. Terraservice inicio sus operaciones en 1995 y a la fecha perforamos más de 2.000.000 de metros de aire reverso y más de 305.000 metros de diamantina. En estos momentos, tenemos grupos de 20 personas, 12 horas cada turno, y trajimos expertos alemanes, sudafricanos y canadienses para salvar a los mineros”, explicó Raúl Dagnino, gerente general de Terraservice.

Por otro lado, la también chilena GeoTech, es la que baraja el Plan B. La máquina que realiza la segunda alternativa del rescate es una perforadora T-130 que opera desde domingo, y que alcanzó los 268 metros sobre un total de 630 m.

La nueva sonda, operada por la empresa canadiense Precision Drilling , tiene capacidad para perforar hasta 2.000 metros de profundidad, a una velocidad que fluctúa, dependiendo de la consistencia de la roca, de 20 a 40 metros por día.

Compartir