Las mayores empresas extractoras de mineral de hierro del mundo están trabajando a niveles de producción récord e incrementando los precios, manteniendo el impulso que comenzó en la segunda mitad de 2010.
Los fabricantes de acero, los mayores compradores de mineral de hierro, están sufriendo por ello, y advierten en sus próximos resultados financieros que las materias primas van a afectar sus ganancias por la mayor parte de este año.
La tercera productora de acero del mundo por volumen de ventas, la surcoreana Posco, dijo este mes que sus ganancias cayeron 60% en el último trimestre de 2010 respecto al año pasado, debido en parte a la fuerte alza en los precios del mineral de hierro y el carbón, dos ingredientes clave para la producción de acero.

Posco dijo que los costos derivados del mineral de hierro subieron 8%, y el fabricante de acero espera que los precios continúen al alza.

“Esperamos alzas en las materias primas, pero es difícil para nosotros trasladar los costos a los productos”, dijo el presidente ejecutivo de Posco Chung Joon-yang durante la presentación de los resultados de la compañía a comienzos de este mes.

Esta semana, durante la presentación de sus resultados, se cree que Nippon Steel Corp, de Japón., otra fuerte importadora de mineral de hierro, anuncie que sus ganancias están siendo reducidas por el incremento de los precios de esa materia prima.

Mientras tanto, las principales compañías mineras del mundo, Río Tinto, la brasileña Vale y BHP Billiton están reportando que las minas de mineral de hierro, uno de sus productos más rentables, están produciendo al máximo.
Las operaciones globales de producción de mineral de hierro de Río Tinto establecieron un nuevo récord trimestral de producción llegando a 65 millones de toneladas y a un nuevo récord anual de 239 millones de toneladas, cifras que representaron incrementos de 3 y 9%, respectivamente, con respecto a los mismos lapsos de 2009. BHP dijo que su producción en el último trimestre subió 4% frente al mismo período de 2009.
El precio del mineral de hierro está rondando los US$186 la tonelada, de acuerdo con el índice Platts, igualando el nivel récord establecido en abril de 2010 para el período abril 2008-abril 2010. Vale incrementó sus precios alrededor de 7% este mes.
BHP está intentando dejar de depender de los índices trimestrales de precios y, en cambio, está intentando vender más de su mineral de hierro basándose en la relación actual entre demanda y oferta. En esencia, quiere fijar el precio del mineral de hierro exactamente cuando el consumidor lo necesita.
“Nos gustaría usar el precio del mercado del día, cada día, para todos nuestros commodities ya que creemos que los precios transparentes son buenos para los consumidores y buenos para los productores”, dijo el año pasado a analistas el presidente ejecutivo de BHP, Marius Kloppers.
Esos precios a más corto plazo representan alrededor del 90% de la producción de BHP.
Anticipándose al continuo aumento de precios en los costos de las materias primas, los fabricantes de acero están intentando subir sus propios precios para compensar las alzas.
La segunda fabricante de acero del mundo, la china Baoshan Iron & Stell Co. ya anunció aumentos de precios de entre 3 y 7% para algunos de sus productos más importantes.
En América del Norte, los precios de las bobinas laminadas en caliente, un producto básico del acero, ya subieron mucho, alrededor de 20% desde noviembre.
Se esperan más anuncios de alzas de precios, pero que se mantengan dependerá de la demanda y la oferta en una región particular. En Brasil y China, se aguarda que las alzas se mantengan debido a que la demanda se permanece relativamente fuerte para los productos de acero. Pero en lugares como Corea del Sur y América del Norte, es probable que las alzas de precios sean menos exitosas.
Las siderúrgicas de Estados Unidos están trabajando utilizando entre 70 y 75% de su capacidad de producción, un nivel rentable, pero que no indica una demanda muy fuerte. ” La sustentabilidad de tales alzas del acero es muy cuestionable”, escribió este mes el analista de Barclay’s Capital, Leonardo Correa, en una informe de investigación.

Compartir