Excellon Resources recibió una notificación oficial del gobierno federal mexicano de que el tribunal confirmó una sentencia contra su subsidiaria San Pedro Resources otorgando al propietario (el demandante) una indemnización de 24 millones de dólares y dijo que la decisión no está sujeta a más apelaciones en México. Las decisiones se originan a partir de una demanda relacionada con la concesión minera La Antigua y la mina Miguel Auza, que la empresa adquirió en Zacatecas.

“Estas decisiones judiciales son producto de la corrupción y son una mancha negra en el sistema judicial de México”, dijo el presidente y director ejecutivo de Excellon Resources, Brendan Cahill. “El valor atribuido en la sentencia es imposible basándose en la evidencia, en los hechos o en la ley. En pocas palabras, el valor máximo materializable por el demandante del acuerdo sobre La Antigua fue de US$ 500.000 en el mejor de los casos, pero la mina Miguel Auza se cerró en el 2008 casi inmediatamente después de que comenzaron las operaciones ”.

Cahill dijo que la compañía está investigando recursos bajo el derecho internacional y no espera que esta decisión afecte a ninguno de los otros activos de la compañía.

La Antigua se incluyó en la adquisición de Silver Eagle Mines Inc. por parte de Excellon en en 2009, e incluye una parte del recurso mineral Evolución en Miguel Auza. La concesión está sujeta a un contrato de exploración y explotación con opción de compra entre San Pedro (ahora subsidiaria de Excellon) y el demandante que proveía, entre otras cosas, un pago mínimo de US$ 2.500 más el impuesto al valor agregado por mes (el canon anticipado). y el pago de una regalía de retorno neto de fundición (NSR) del 3%.

De conformidad con el acuerdo, San Pedro tenía el derecho de comprar el título absoluto de La Antigua, incluida la regalía de NSR mediante el pago de US$ 500.000, derecho que nunca se ejerció. San Pedro ha acumulado la regalía anticipada de manera continua.

Aunque la mina Miguel Auza nunca alcanzó la producción comercial y fue puesta en cuidado y mantenimiento en diciembre de 2008, antes de la adquisición de Silver Eagle por parte de Excellon, el demandante demandó a San Pedro por incumplimiento del acuerdo y específicamente por no operar la mina Miguel Auza. El demandante fue indemnizado por daños y perjuicios por aproximadamente US$ 700.000 en el juzgado de primera instancia de Torreón, Coahuila. Tanto San Pedro como el Demandante apelaron la decisión ante el Tribunal Estatal de Segundo Distrito en el Distrito Judicial de Torreón. En diciembre de 2019, el tribunal confirmó la decisión inicial pero, posteriormente, de conformidad con una orden obtenida por el demandante, dictó la sentencia, principalmente en daños por no estar en operación la mina Miguel Auza. El valor contable de los activos fijos de San Pedro es de US$ 4,8 millones, según Cahill.

Compartir