Después de ser el quinto rubro exportador a lo largo de la mayor parte de la segunda mitad de la década pasada, y de alcanzar el tercer lugar a partir del 2010, las empresas mineras acarician la posibilidad de que el oro se constituya en el primer producto de exportación de ese país

“Desde hace tres años consecutivos hemos tenido récords tanto en la producción como en las exportaciones de oro y plata, que son los dos minerales más importantes”, explica Karla Guerrero, Directora Ejecutiva de la Cámara Minera de Nicaragua, (Caminic).

Aunque el sector también cubre la minería no metálica, que incluye materiales como arena, piedra cantera, basalto, yeso, y caliza, que se utilizan en la construcción, Guerrero dice, refiriéndose a los minerales vendibles en el extranjero, pero especialmente el oro, que “se ha proyectado como el tercer rubro de exportación durante los últimos tres años”.

El sector minero tiene razones para seguir mostrándose optimista, toda vez que al mes de marzo, el volumen exportado creció 11%, al pasar de 2.7 toneladas entre enero y marzo del 2011, a 3.0 toneladas en el mismo trimestre del presente año. Un alza de 14% en el precio por kilo, -que subió desde los U$28,935 hasta los U$33,041 en el mismo periodo- permitió que los ingresos crecieran U$20.9 millones, al pasar de U$78.1 a U$99.0 millones.

“Según las estadísticas del Cetrex, a marzo de este año continuamos en el tercer lugar después de la carne y el café. Lo mismo ocurría en marzo del año pasado. En cuanto a producción, hubo un incremento del 11.1% a marzo, y en referencia a las exportaciones, tenemos un incremento de 26.8%, y ya estamos en U$100 millones”, detalló Guerrero.

La directora de la Cámara Minera reconoce que en esa alza de 27% en los ingresos “obviamente que ayudaron los precios internacionales del oro, así como el objetivo que se propusieron los tres distritos mineros (El Limón, Bonanza y La Libertad), que este año también pretenden incrementar la producción con respecto al 2011”.

Al comparar los datos totales de los dos últimos años, Guerrero recuerda que “según las estadísticas a diciembre de la Dirección General de Minas del Ministerio de Energía y Minas, en el 2011 hubo un incremento de casi 31.1% en oro, y del 13.3% en plata, lo que representa incrementos récords con respecto al 2010”.

Cada año los tres distritos hacen una proyección de incremento de la producción de 10% a 15%, “pero existe una serie de factores que tiene que ver con la evolución del yacimiento, con la parte técnica de la extracción, porque es una industria muy compleja, y entonces nuestro incremento proyectado de 15%, al final fue del 31.1%”, dijo Guerrero.

La administradora recordó que las estadísticas exportadoras del Cetrex no solo incluyen la producción de los tres distritos mineros, sino también la explotación de la pequeña y mediana minería, lo que aumenta el valor de las exportaciones finales.

En los años 50 y 60, Nicaragua se destacó por su atractivo y su potencial geológico, a tal punto que en los 60 fuimos el octavo productor de oro a nivel mundial. Sin embargo, al no tener una exploración bastante detallada en los siguientes años, a causa del precio del oro, la exploración disminuyó aún más.

“Cuando se aprobó la Ley de Minas en el 2001, y especialmente en los últimos 5 años con el incremento de los precios internacionales, Nicaragua volvió a ser interesante a nivel internacional, a recuperar su atractivo de potencial geológico. Todavía hay mucha inversión y mucha exploración que hacer, sin embargo hemos visto bastante dinamismo de empresas internacionales interesadas en estudiar el potencial geológico”, explicó Guerrero.

El problema es que “encontrar una mina es difícil. De 100 proyectos que se exploran se encuentra una”. El problema es de cantidades, porque “se pueden encontrar yacimientos minerales en todo el territorio, pero para establecer una mina debe tener un potencial atractivo, una reserva que cubra los costos, considerando el precio internacional del mineral: uno puede encontrar minerales pero no en cantidades explotables”.

En el caso en que no se justifica hacer una gran inversión minera, siempre es posible desarrollar proyectos de pequeña minería, para seguir aprovechando los altos precios internacionales del oro y la plata.

Los altos precios justifican que en casi todo el territorio nacional haya proyectos y estudios de exploración como ‘Primavera’, en Rosita; la canadiense ‘Corazón’, en Santo Domingo, y ‘Jabalí’, que lo ejecutará B2GOLD, también en Santo Domingo, (Chontales), además de la Mina La India, donde la exploración está en una etapa avanzada.

“Otras opciones pueden ser San Albino y Murra, en el norte del país. Históricamente, todas esas zonas han sido de mucho potencial y como no había habido exploración, hasta los últimos 10 años es que iniciaron estos proyectos, y ya vamos viendo los resultados. Ese es el atractivo de promover el país y atraer inversión en exploración”, insistió.

Guerrero asegura que el sector espera que continúen esos procesos de exploración, y que los tres proyectos se constituyan en otros tres distritos mineros, de modo que puedan pasar de ser el tercer rubro de exportación, al primero, para lo que podría bastar la instalación de un solo distrito minero nuevo.

“Por eso nos enfocamos en promover la exploración, porque técnicamente es imposible encontrar un yacimiento de manera rápida: hay que hacer diversos estudios y exploración hasta por 5 a 6 años, lo que implica una inversión superior a los 2, 3 a 4 millones de dólares, por exploración, por proyecto”

Compartir