FEI Co., una empresa de instrumentación que provee sistemas para microscopios de electrones, recientemente lanzó dos nuevas soluciones de software que se afirma proporcionan datos cuantificables para mejorar la extracción. Las nuevas actualizaciones de software son parte del conjunto tecnológico automatizado de mineralogía de FEI, que proporciona datos mineralógicos cuantitativos en un amplio rango de muestras geológicas. En minería, de acuerdo a la compañía, estos datos permiten a los ingenieros optimizar el procesamiento mineral y la planificación minera, y reducir la incertidumbre en decisiones operacionales, aumentando la probabilidad de una exploración más exitosa y una producción más eficiente.

“Estas poderosas nuevas soluciones demuestran el compromiso de  FEI en mejorar la velocidad, la experiencia del usuario y la utilidad de las soluciones MLA y QEMSCAN, posteriormente a nuestra adquisición de Intellection y la empresa MLA de JKTech el 2009,” dijo Paul Scagnetti, vice presidente y gerente general de la División Mercado Industrial de FEI. “Estas soluciones de software específicas para cada aplicación fueron desarrolladas en el Centro de Excelencia para Recursos Naturales de FEI en Brisbane, Australia, trabajando estrechamente con nuestros clientes.”

Las soluciones de software incluyen MLA v3.0 y iDiscover v5.0. FEI dijo que MLA v3.0—el conjunto de análisis y medición del Analizador de Liberación Mineral (MLA)—ha sido completamente refundido con el lanzamiento de la versión 3.0. La interfaz del usuario está mejorada, con flexibilidad en el procesamiento de imágenes de partículas y extracción de datos mineralógicos cuantitativos. También se ha lanzado un sistema de gestión de datos completamente nuevo e integrado, como también configuración de medición simplificada y protocolos de gestión de estándares minerales.

iDiscover v5.0 es la actualización más reciente para el conjunto de software QEMSCAN, e incluye algo que FEI describe como un revolucionario algoritmo de identificación de mineral automatizado. Los clientes ahora pueden identificar directamente más del doble de los elementos, lo que permite una discriminación más sutil de composiciones minerales complejas.

Compartir