En Juarez, México, un grupo de ingenieros de la empresa Tamuse, en conjunto con maestros y alumnos de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) y del Instituto de Formación Metálica de Polonia, crearon un método ‘verde’ para extraer plata de lo imposible.

El proceso totalmente innovador, permite recuperar el metal de una manera amigable para el medio ambiente—pues evita el uso de cianuro—y a bajo costo de la llamada “jarosita,” que es el desperdicio minero, para luego convertirla en nanopartículas que van en instrumentos médicos y electrónicos, principalmente.

Directivos de la empresa Tamuse explicaron que la máquina diseñada opera por medio de Activación Mecánica y Oxidación Térmica y se le bautizó como “MATO” (por sus siglas en inglés) y el proceso que realiza consiste en pulverizar la “jarosita.”

Explicaron que el desperdicio minero se echa en un molino de alto impacto que pulveriza el material, luego éste se mete en un horno que lo calienta y hace que cambien sus propiedades al grado de lograr que se desprendan los componentes y que quede un nuevo polvo rojizo.

El polvo rojizo se somete después a un método con reacciones bioquímicas basado en plantas del desierto mexicanas que extraen finalmente esas minúsculas bolitas de plata denominadas nanopartículas, que finalmente se utilizan para recubrir los implantes y demás instrumentos médicos y electrónicos. Aunque también se estudian sus aplicaciones en otros ramos como el textil.

Tamuse informó que para la realización de las pruebas del nuevo método, se utilizaron desperdicios mineros de Peñoles, la mina más importante en producción de plata ubicada cerca de Torreón, Coahuila.

Carlos Martínez, coordinador de Maestrías y Doctorado en Ciencias de los Materiales de la UACJ, indicó que el proyecto inició en octubre del 2010 y que aunque a la fecha ya está listo, será en octubre cuando se concluya oficialmente ante los socios de otros países.

Las ventajas de este proceso, reiteró, es que se trata de un mecanismo totalmente ‘verde,’ que evita el uso de químicos como el cianuro, que hasta la fecha se utiliza en el único método que existía para la extracción de la plata.

Indicó que en el proyecto “Desarrollo de nuevos nanocompuestos utilizando materiales de la industria minera,” participaron un centro de investigación local, uno de Chihua-hua, otro de Saltillo, Coahuila; tres de Polonia y así como de Alemania, Francia y Canadá, además de la empresa juarense Tamuse.

Doctores de la UACJ e ingenieros de Tamuse y del Instituto de Formación Metálica de Polonia (INOP, por su siglas en inglés) desarrollaron los parámetros que requería la máquina MATO y en base a eso Tamuse la diseñó y construyó.

En el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) de Saltillo se desarrolló el método de biosíntesis para el procesamiento de las nanopartículas de plata basado en plantas del desierto mexicanas y se investigan los efectos en la salud de utilizarlas en instrumentos médicos.

En el Centro de Investigación de Materiales Avanzados (CIMAV) de Chihuahua capital se trabaja en el desarrollo de métodos para utilizar las nanopartículas de plata en recubrimientos de implantes y en conjunto con el Instituto de Metales No Ferrosos de Polonia y una empresa canadiense para utilizarlas en recubiertos para contactos eléctricos.

Extracto del boletín informativo de la Camara Minera de México, de fecha 9 de Septiembre de 2013.

Compartir