Líderes políticos latinoamericanos de izquierda han firmado una declaración para promover los derechos indígenas. Los presidentes de Ecuador, Venezuela y Bolivia firmaron el documento en una reunión cumbre en Ecuador el 25 de Junio de 2010. Cuba, Nicaragua y Dominica también estuvieron representadas. Fuera del lugar de reunión, la principal organización indígena de Ecuador protestaron, diciendo que no se le había consultado.

La “Declaración de Otavalo” es la más reciente iniciativa de la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba), un grupo fundado por el Presidente Venezolano Hugo Chavez. Promete construir sociedades que respeten los derechos de los pueblos indígenas de América Latina, como también los de descendientes de Africanos. También se compromete a proteger a la “Pacha Mama” con desarrollo que respete el medio ambiente.

“Tenemos que librarnos del capitalismo y proteger a la tierra, proteger la naturaleza,” dijo el presidente Boliviano Evo Morales, quien es indígena Aimara.

El Presidente Rafael Correa de Ecuador dijo que el principal desafío fue sacar al pueblo indígena de siglos de pobreza y explotación. Pero fuera del lugar de reunión, representantes de la principal confederación indígena de Ecuador, Conaie, llevaron a cabo una furibunda protesta, diciendo que sus puntos de vista no fueron representados. Los líderes indígenas trataron de entrar a la cumbre para entregar una declaración escrita a Morales, pero fueron contenidos por la policía.

Conaie—la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador—fue uno de los principales aliados de Rafael Correa cuando ganó la presidencia el 2006, y nuevamente en las elecciones del año pasado. Junto con otras organizaciones indígenas, representa a alrededor del 40% de la población de Ecuador. Pero desde entonces ellos han reñido sobre explotación minera y petrolera, como también por los derechos de agua.

Compartir