Los interesados en la instalación de dos refinerías de zinc en ese país tienen más plazo para presentar sus ofertas, según lo estableció la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL). Las propuestas serán conocidas el 27 y no el 13 de Diciembre.

Los interesados deben financiar los estudios y la instalación, para lo cual deben garantizar las mejores condiciones de interés anual, forma de repago, periodo de gracia y administración del proyecto. Además operarán las dos plantas hasta recuperar la inversión y obtener utilidades.

El proponente podrá administrar las refinerías conjuntamente con la Corporación Minera de Bolivia dueña del proyecto, hasta la recuperación de la inversión y las utilidades que pretenda recibir el proponente, las cuales serán “convenidas” con COMIBOL.

Las refinerías deben lograr alta pureza de zinc, es decir 99,99%, para lo cual la empresa que gane la licitación deberá definir el proceso metalúrgico que permita una recuperación superior al 90%.

La firma que se adjudique el proyecto de implementación de refinerías de zinc en Oruro y Potosí “llave en mano” deberá realizar desde el estudio de factibilidad, el diseño final, la ingeniería de detalle, construcción, el montaje y la puesta en marcha.

El proyecto deberá implementarse en más de cuatro años, es decir que podría concretarse hasta el 2015, según cuándo se firme el contrato. Para el estudio de factibilidad y el diseño final se fija un año de plazo, en tanto que el diseño de la ingeniería a detalle deberá elaborar en los siguientes ocho meses, de acuerdo con el cronograma definido por COMIBOL.

En tanto que la construcción y montaje de las refinerías tomarán dos años, y seis meses más para las pruebas en vacío, ajustes mecánicos y metalúrgicos.
El precio referencial para las dos refinerías es US$ 500 millones, pero el estudio de factibilidad, que elaborará la adjudicataria, definirá el monto total de inversión que se requiera para el proyecto.

Compartir