El ministro de Energía y Minas del Perú, Carlos Herrera Descalzi resaltó que las empresas mineras que operan en el país con contrato de estabilidad contribuirán con el aporte de gravamen.

“Si bien en un principio se anunció que sería un impuesto, el aporte se dará mediante un gravamen minero. No se le puede dar un impuesto a quien tiene un contrato de estabilidad. Sin embargo, el acuerdo con las empresas mineras es que todos contribuirán, las que tienen contrato en ese sentido y las que no,” explicó.

Fue al resaltar que el acuerdo logrado entre el Poder Ejecutivo y la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) todas las empresas señalaron que la contribución sea lo más uniforme posible de parte de éstas a lo que requería el Estado.

“Todas las empresas incluso las denominadas estabilizadas (cuyos contratos no pueden ni deben ser tocados) pagarán el aporte del gravamen y lo hacen como un acto de solidaridad con el país, de buena voluntad, demostrando un aporte semejante al realizado por aquellas no estabilizadas,” señaló.

Recalcó que el anuncio del presidente del Consejo de Ministros, Salomón Lerner Ghitis, no será transitorio sino algo permanente, siendo los términos legales exactos los que faltan definir. “Se ha tratado de que no colisione con los contratos de estabilidad porque el Perú es un país respetuoso de sus compromisos. El tema legal tiene que ser concluido, tan pronto se hagan se alcanzarán los términos del aporte,” subrayó.

En ese sentido, reiteró que si los precios de los minerales cambian, la recaudación podría se mayor o menor. “Pero no sólo es el hecho de los precios de los minerales porque aquí lo importante es conservar la estabilidad, las inversiones y que éstas van a seguir viniendo y con ello recuperando la producción,” indicó.

Precisamente, añadió que con las nuevas inversiones la producción minera no sólo se va a asegurar y recuperar sino que crecerá. “Todos hemos visto en minería que las ventas han estado subiendo pero quizás no hemos percibido que la producción ha estado bajando,” agregó.

Finalmente el ministro explicó, respecto al gravamen minero, que no existe un sistema que sea perfecto porque lo más fácil hubiera sido determinar un aporte sobre las ventas de las empresas del sector.

“Si se hace sobre las ventas se puede ser injusto porque entonces se gravaría de la misma forma a un proyecto que pudiera ser muy rentable en función de sus características. Pero a otro proyecto que resultase casi marginal, es decir, que apenas pasa la prueba para ser rentable, entonces le aumentan las tasas y lo destruyen,” apuntó.

Compartir