Más allá del descubrimiento del titanio en la zona de Alto Paraná, los indicios que señalan la existencia del oro, el uranio, los minerales básicos como níquel, cobalto, cromo, platinoides, entre otros minerales, convierten al Paraguay en “la nueva frontera inexplorada de Sudamérica con un potencial inesperado”, según palabras de Víctor Fernández, director de Energía del gobierno paraguayo.
Ninguno de estos minerales fue explotado hasta ahora, con excepción del trabajo informal realizado en la zona de Paso Yobái para la extracción del oro, cuya existencia está bien comprobada.
En total, existen siete bloques mineros concesionados por ley por las empresas Minas Paraguay, Minera Guairá y Trasandes. Hace poco caducó una concesión de Coronel Oviedo, Mining.
Bloomberg informó que el explorador estadounidense que encontró el mayor depósito de cobre del mundo en Chile ha hecho un hallazgo en Paraguay, que dice podría ser el mayor descubrimiento de titanio. David Lowell, presidente de CIC Resources Inc., controla derechos mineros sobre al menos 185.000 hectáreas (457.000 acres). En Paraguay operan a través de la empresa Metálicos y No Metálicos.
Actualmente existen 14 permisos de prospección por resolución del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) otorgados entre el 2008 y el 2010 a 10 empresas para diferentes áreas con potencial minero.
Paraguay, por los nuevos datos arrojados por los trabajos de prospección, se convierte en un potencial importante para el desarrollo de la minería, hasta ahora no explotado. Según explicó Fernández toda la producción minera de Latinoamerica se concentra hasta ahora en la Cordillera de los Andes, donde ya alcanzó niveles altos de desenvolvimiento.
En los últimos tiempos, las autoridades han percibido un interés mayor de las empresas mineras en los productos que esta tierra ofrece, con un total de 54 solicitudes de permiso en trámite. “Hay dos factores fundamentales ahí, por un lado, la demanda que aumentó mucho a nivel mundial y que hasta ahora, toda la minería estaba concentrada en la Cordillera de los Andes, por lo que Paraguay pasa a ser la nueva frontera inexplorada”, explicó el funcionario del Viceministerio de Minas y Energía.
“Vemos que hay más empresas en explorar lo que nosotros llamamos la frontera inexplorada”, subrayó Mercedes Canese, titular de dicho Viceministerio.
Actualmente se encuentra en estudio un proyecto de ley que busca modificar la Ley de Minería, que según las autoridades, no se adecua a los nuevos desafíos. Algunos puntos a ser modificados son los plazos, los compromisos de inversión y algunas normativas que permitirán al Ministerio controlar mejor los trabajos de las áreas concesionadas.

Compartir