El director de Promoción Minera del Ministerio de Energía y Minas (MEM), ingeniero Henry Luna, dijo que este año la demanda de cobre refinado en el mundo llegaría a 20,2 millones de toneladas métricas, de las cuales China explicaría alrededor de 7,9 millones de TM.

Fue al exponer en Quito, Ecuador, en la IV Expomina, donde sostuvo que el Perú es atractivo para la inversión minera, entre otras razones, por su gran potencial, ya que posee el 10% de las reservas mundiales de cobre, 13% de las reservas de plata, 8% de las reservas de zinc y 4% de las reservas mundiales de oro.

“También lo es por su ubicación estratégica y de fácil acceso a los mercados mundiales, habiendo firmado el Perú diversos tratados de libre comercio”, añadió Luna Córdova.

Refirió que los productos mineros peruanos  producidos en nuestro país se exportan a China, Suiza, Canadá, Estados Unidos, Japón, Alemania, Italia y Corea del Sur, entre otros países.

Añadió que ello explica la presencia en el Perú de las principales empresas líderes en minería, ya sea realizando actividades de exploración o explotación, aseveró, precisando que en exploración hay más de 100 compañías, y en producción 398 unidades mineras. Nuestro país fue en el 2010 primer destino sudamericano de exploraciones.

“Contribuye, asimismo, a las inversiones mineras en forma decisiva el contexto determinado por el hecho de contar con una economía estabilizada, con indicadores macroeconómicos sanos y crecimiento sostenido que han determinado que el Perú sea calificado con grado de inversión por las calificadoras de riesgo Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s ”, expresó.

Explicó que el Perú ofrece otros elementos importantes como son la estabilidad jurídica y tributaria, y el hecho de contar con una legislación minera y tributaria competitiva.

Reiteró que la minería actual es totalmente diferente a la que se dio en el pasado, porque ahora hay una permanente exigencia del MEM para que ella se desenvuelva desde un comienzo con responsabilidad social y ambiental.

“Es importante recordar que la actividad minera no se ejerce sólo con el título de una concesión, sino que adicionalmente se requiere obtener la aprobación de rigurosos estudios ambientales y contar con diversos permisos, por el uso del agua, del terreno superficial, así como presentar un cerificado que demuestre la inexistencia de restos arqueológicos en la zona donde se va a operar, entre otros requisitos”.

Compartir