La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) dio a conocer los resultados del estudio elaborado por la Institución “Consumo de Agua en la Industria Minera Chilena, Situación Actual y Proyecciones,” en el cual analiza la demanda de recursos hídricos que requerirá el sector minero, específicamente la industria del cobre, hacia el año 2020 considerando la gran cantidad de proyectos mineros en carpeta.
Los resultados del estudio fueron entregados por el Ministro de Minería, Santiago González Larraín; el Vicepresidente Ejecutivo (s) de Cochilco, Gonzalo Astorquiza; y la Directora de Estudios y Políticas Públicas, Ana Isabel Zúñiga.

Según el Secretario de Estado “este estudio sirve para poder proyectar a que nos vamos a enfrentar. El primer llamado es a las empresas mineras que tienen proyectos a futuro es que tienen que hacer inversiones en fuentes alternativas del recurso hídrico, ya sea operando directamente con agua de mar o a través de plantas desaladoras!.”

En ese sentido destacó que el gobierno está preocupado de esta situación e hizo un llamado a las empresas para buscar nuevas alternativas. “Lo que tenemos que hacer es motivar la construcción de plantas desaladoras, como alternativa, en el uso del agua de la minería,” dijo la autoridad.

Santiago González subrayó que “I como país queremos avanzar de 5,4 millones de toneladas a 7,3 millones de toneladas al 2020 debemos abordar ahora el tema de buscar alternativas para instalar en las mineras, nuevas alternativas del recurso hídrico.”

Durante su presentación, la Directora de Estudios y Políticas Públicas señaló que considerando la actual cartera de proyectos de cobre la producción prevista de este metal hacia el año 2020 llegará a 7,3 millones de toneladas—con un mayor componente de concentrados-, lo que representa un crecimiento en torno al 40% respecto a lo proyectado para el año 2009.

Esta mayor producción de cobre implica, además, un incremento en el consumo de agua a 540 millones de metros cúbicos a nivel nacional o 17,1 m3/s al año 2020, esto es un 45% de aumento respecto al año 2009. Este crecimiento es menor al que se constataría en caso de no incorporarse las nuevas fuentes de agua contempladas por la industria minera, esto es las plantas desaladoras de Minera Escondida en la II Región; y El Morro de Xstrata en la III Región; y el uso de agua de mar por parte del proyecto Esperanza, de Antofagasta Minerals en la II Región.

Estas mejores prácticas que incorporarán las empresas mineras implicarán reducir en un 15% la presión sobre los acuíferos de la zona norte del país.

Compartir