Las empresas mineras pagarán 4,200 millones de pesos de contribuciones adicionales cada año, como consecuencia de los nuevos derechos que el gobierno federal propuso fijar en la reforma fiscal enviada al Congreso de la Unión, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Cabe recordar que en el 2012, la industria minera aportó 22,267 millones de pesos de Impuesto Sobre la Renta (ISR), por lo que su aportación adicional por regalías representa 19% de dicha cantidad.

De los dos principales grupos mineros mexicanos, Peñoles sufriría el mayor impacto, mientras que Grupo México se vería menos afectado, debido a su diversificación fuera de México y del sector minero, estimaron Alexander Hacking y Thiago Ojea, analistas de Accival.

En el peor escenario base proyectado por esta casa de Bolsa para el 2014, sin incluir deducciones, Peñoles pagaría 1,068 millones de pesos por la nueva regalía de 7.5% sobre su flujo de operación, y otros 196 millones de pesos por el nuevo derecho de 0.5% sobre sus ingresos de oro, plata y platino.

Los derechos mineros vigentes, que se aplican por superficie explorada o explotada, han representado en promedio 0.6% del valor total de las ventas del sector en México, mientras que en otros países alcanza entre 3 y 4%, adujo el gobierno federal.

“Esto indica que el Estado no captura prácticamente nada de la renta económica de esta actividad”, cuestionó.

Accival calculó que Grupo México pagaría 111 millones de pesos por la regalía de 7.5% y 2 millones de pesos por el derecho relacionado con los metales preciosos.

Héctor Reyes, coordinador de la práctica fiscal de Baker & McKenzie México, expuso que la nueva regalía sobre los minerales en general se aplicará sobre una “utilidad ampliada”, porque no permite deducir inversiones, pero tendrá un impacto menor en comparación a si se fijara sobre ingresos brutos, como sucede en algunas naciones.

La experiencia internacional se basa en un régimen de regalías a los principales minerales, con tasas de 0 a 5% respecto del valor de la tonelada u onza, de la producción o de las ventas. Además, es común que los metales preciosos se graven con una tasa adicional.

“Una de las grandes críticas que ha habido al desarrollo de la actividad minera en México es que estaba muy por debajo de su nivel de contribución”, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

La propuesta es establecer un derecho de 7.5% a la diferencia positiva que resulte de disminuir de los ingresos derivados de la enajenación o venta de la actividad extractiva las deducciones permitidas (EBITDA).