Cumpliendo con los plazos establecidos desde que se inició su construcción, Minera Esperanza, proyecto del grupo Antofagasta Minerals, durante los últimos días de noviembre comenzó su etapa de puesta en marcha.

El punto de partida de esta fase consideró el ingreso de las primeras toneladas de mineral a su planta de procesamiento, permitiendo con ello realizar las pruebas necesarias de los principales equipos de su molienda y flotación.

Ubicada cerca de la ciudad de Antofagasta, norte de Chile, en la comuna de Sierra Gorda, Esperanza ocupa 100% de agua de mar para su operación Para ello, la compañía habilitó un ducto de 145 kilómetros de extensión desde Michilla, comuna de Mejillones, hasta la faena ubicada a 2.300 msnm. Lo anterior lo convierte en el primer proyecto en Chile que utiliza esta innovadora tecnología a gran escala.

De esta manera, la iniciativa resuelve una de las grandes restricciones para el desarrollo de minería en el país, como es el acceso al recurso hídrico. Además, implica un importante avance en términos de la sustentabilidad en el proceso de producción minera.

Minera Esperanza, cuyo proyecto significó una inversión de US$2.500 millones, aumentará en cerca de 40% la producción de cobre de Antofagasta Minerals respecto de lo producido el año 2009, lo que sumado a aportes adicionales de las otras compañías del grupo permitirá que éste alcance las 700.000 toneladas de producción a partir del 2011. Además, el proyecto representa la punta de lanza para el desarrollo del distrito minero de Sierra Gorda, una zona de gran riqueza minera.

El proceso de puesta en marcha de Esperanza tendrá una duración de 90 días, período en el cual la compañía espera alcanzar el 100% de su capacidad de producción, y realizar su primer embarque de concentrado.

Compartir