Más de 11,4 milímetros de agua cayeron la semana pasada en Calama, norte de Chile, lo que equivale a dos años de precipitaciones en la zona. Esto generó anegamientos, corte de carreteras y el aislamiento de cientos de personas que no han podido salir de sus hogares. Junto a lo anterior, el frente de mal tiempo paralizó las obras de las divisiones Chuquicamata y El Abra de Codelco.

“Las operaciones de la división se encuentran suspendidas en forma preventiva, para resguardar la seguridad de las personas,” señaló la estatal, en un comunicado de prensa que dio a conocer El Mercurio.
Lee mas

Compartir