La empresa minera Freeport-McMoRan Copper & Gold anunció su incursión en el sector de la energía mediante la compra de Plains Exploration & Production Company por 6.900 millones de dólares y de McMoRan Exploration Co. por 2.100 millones.

“Esta transacción nos permitirá añadir activos con un excepcional potencial de desarrollo e investigación para producir minerales de primera calidad y negocios de petróleo y gas encaminados a generar valor para nuestros accionistas”, explicó en un comunicado el presidente del Consejo de Administración de Freeport, James Moffett.

Estas operaciones, por un total de 9.000 millones de dólares y cuya aprobación final se prevé para el segundo trimestre de 2013, convertirá a Freeport en la primera empresa con sede en EE.UU. dedicada a recursos naturales con activos en la industria de la minería, el petróleo y el gas, gracias a las actividades de Plains y McMoRan en California, Texas y el Golfo de México.

Freeport precisó que pagará 25 dólares en efectivo por acción a Plains, mientras que a McMoRan le abonará 14,75 dólares por cada una de las suyas.

Las tres compañías tienen una historia común, ya que Freeport y McMoRan eran filiales de la misma empresa, y Plains es propietaria de casi un tercio de las acciones de McMoRan desde una venta de activos que tuvo lugar en 2010, mientras que Moffett ocupa cargos tanto en Freeport como en McMoRan.

Se espera que este ejecutivo se embolse 73 millones de dólares por sus títulos.

Tras el anuncio, Freeport se desplomó casi un 16 % en la Bolsa de Nueva York al cierre de la sesión, ya que los analistas han visto este movimiento para introducirse en el mercado de la energía como innecesario.

Compartir