La mina Escondida, el productor cuprífero más importante del planeta en términos productivos, cubrirá un 100% de sus necesidades energéticas a partir del uso de fuentes renovables. Así lo anunció BHP Group, que opera la mina ubicada ubicado en la Región de Antofagasta, en el norte de Chile.

Además de reducir a su nivel mínimo la huella de carbono de la mina, esta iniciativa posibilitará una sustancial disminución de los costos energéticos, tal como explicó Geoff Healy. Según el jefe de Asuntos Externos de BHP, el reemplazo del suministro gasífero significará un considerable ahorro de dinero. “Las exigencias ambientales son más altas para nosotros, como compañía productora de recursos naturales, que para empresas de otras industrias. No obstante, estamos tomando medidas al respecto, e incluso pensamos en promover con ellas un mayor índice de rentabilidad,” indicó el directivo en una reciente reunión ante inversores.

Hace seis año Chile aprobó por ley la participación obligatoria de las fuentes verdes en un 20% de la matriz energética para el año 2025. De todas maneras, los planes de BHP no se limitan a sustentar el consumo de Mina Escondida con energía eólica y solar. De hecho, la firma también quiere expandir sus buenas prácticas al ámbito del cuidado hídrico.

Escondida es la mina a cielo abierto que más cobre produce a nivel global, y se encuentra situada a unos 170 kilómetros al sudeste de la ciudad chilena de Antofagasta. Su construcción se emprendió en 1988 y su producción se inició en noviembre de 1990. En promedio, aporta una quinta parte del volumen cuprífero extraído en todo Chile.

Compartir