El diario La Tercera informó que BHP Billiton, la minera privada más grande del mundo, podría dar un importante salto productivo próximamente gracias a un nuevo hallazgo de cobre en Escondida, que eleva en 40% los recursos de mineral del yacimiento ubicado en la II Región.

Luego de cuatro años de exploraciones y una inversión de US$ 381 millones, la compañía angloaustraliana cuantificó en más de 19 millones de toneladas los recursos descubiertos en Pampa Escondida y en Pinta Verde. La labor de exploración corresponde a una primera fase de trabajos, cuyos resultados -de acuerdo con el informe de BHP Billiton- garantizan que será la mina de cobre más grande del mundo, “en las próximas décadas”.

Los hallazgos han superado, incluso, las expectativas que tenían algunos bancos de inversión. De hecho, Deutsche Bank estima que con los nuevos recursos, Escondida podría realizar nuevas expansiones, más allá de las que ya han sido anunciadas, y alcanzar una producción de 1,8 millón de toneladas.

Si la compañía aprueba una segunda etapa y declara los recursos como reservas probadas, el potencial de crecimiento de Escondida significará elevar en 65% la producción del yacimiento respecto del 1,1 millón que alcanzó en 2010. Incluso, ese porcentaje podría ser mayor, ya que la minera estima una caída de hasta 10% en su producción durante este año y gran parte del 2012, debido al deterioro de las leyes.

Si las expectativas se cumplen, Escondida podrá estar a la par con la actual producción de Codelco, que el año pasado llegó a 1,7 millón de toneladas de cobre. Esto, sin tomar en cuenta que la gigante estatal lleva a cabo un fuerte plan de inversiones por US$ 17 mil millones, con lo que espera elevar la producción a unos dos millones de toneladas a inicios de la próxima década.

Más allá del fuerte plan de exploraciones, Escondida también está impulsando un fuerte crecimiento en su producción. Hace dos años, estimaba concretar inversiones por más de US$ 7 mil millones para instalar una tercera planta concentradora, una desalinizadora y una termoeléctrica. En 2010, la firma anunció que sólo invertiría un tercio de ese monto. Se trata de la fase V, la cual contemplaba inversiones por US$ 2.200 millones y constaba de la instalación de una planta concentradora, pero que reemplazaría a Los Colorados.

Con el cambio en la administración y la llegada del sudafricano Peter Beaven a la presidencia de la división Metales Base, la expansión de Escondida hoy está en fase de análisis. En una entrevista a comienzos de año, Beaven indicó que “la compañía mantiene la visión de que Escondida debe crecer en el largo plazo”, pero agregó que los planes de expansión se concretarán en módulos. “Estamos mirando más allá de los plazos originales. Podemos pensar más allá del 2020”, dijo en la oportunidad.

La administración dio luz verde a una inversión de US$ 554 millones, que reubicará instalaciones de chancado y transporte dentro del rajo principal de Escondida, para acceder a mineral de mayor ley y aumentar la producción a partir de 2013.

Compartir