Una de las peores tragedias mineras de la historia de Chile está afectando a la nortina región de Atacama, cerca de Copiapó, donde 33 mineros permanecen atrapados dentro de la mina de cobre-oro San José como resultado de un derrumbe causado por un colapso en la mina.

Según autoridades mineras locales, los mineros estaban trabajando a una profundidad de 450 metros bajo tierra cuando ocurrió el accidente, el 5 de Agosto. Los esfuerzos de rescate aún están lejos de tener éxito y no se ha logrado establecer una comunicación con los probables sobrevivientes. El equipo de rescate trató de entrar a la mina por un ducto de ventilación en un primer esfuerzo. Lamentablemente ocurrió un nuevo deslizamiento de terreno  y tuvieron que suspender su faena y planificar una solución más coherente.
Algunas horas después del accidente, las brigadas de rescate fueron emplazadas en el lugar, y una flota de seis sondas perforadoras ha estado trabajando sin descanso perforando agujeros para alcanzar a los mineros. La velocidad de avance promedio de las sondas es de unos 80 metros por día, y están equipadas con micrófonos y micro-cámaras inalámbricas que serán usados para entrar en contacto con los mineros cuando sean encontrados. El objetivo es alcanzar los 700 metros de profundidad para encontrar el refugio subterráneo con agua y oxígeno donde se supone que están albergados los mineros. La brigada está planeando cambiar de sondaje con aire reverso a diamantina para acelerar y dar más precisión a la operación de rescate.

Autoridades locales y nacionales tales como la intendenta regional, Ximena Matas; el ministro de minería, Laurence Golborne; y el presidente Piñera están en el lugar para reconfortar a las familias afectadas y ayudar en la coordinación de un plan junto al equipo de rescate, encabezado por el gerente general de la mina El Teniente, André Sougarret.
Los rescatistas han estado analizando los mapas de la mina para determinar la mejor opción de rescate. El avance con las máquinas perforadoras ha sido más lento que lo esperado. Sin embargo, Sougarret ha preferido no anticipar plazos ni estimaciones de tiempo para finalizar los esfuerzos de rescate a fin de evitar ansiedad innecesaria y crear falsas expectativas.

Las principales autoridades de SERNAGEOMIN (el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile) fueron acusadas de negligencia y de no haber sido capaces de detectar los serios problemas que eran evidentes en la mina. De acuerdo a lo expresado por las autoridades Chilenas, deficientes medidas de seguridad fueron la causa origen de este colapso subterráneo. Como resultado de ello, el presidente Piñera pidió la renuncia a tres funcionarios de SERNAGEOMIN, y está en sus planes revisar y reformular las actuales condiciones laborales del país. Piñera dijo también que los rescatistas están trabajando en una mina que ha demostrado gran inestabilidad, muchas grietas y varias fallas geológicas. “Tenemos que admitir que la situación es muy compleja, expresó. Algunos expertos piensan que podrían pasar meses antes que alguno de los mineros pueda ser sacado de la mina.

ÚLTIMA HORA (19-08-2010): La sonda más adelantada superó los 720 metros de profundidad y aún no se ha podido logar el contacto con los mineros atrapados.

Compartir