La Corporación Minera de Bolivia (Comibol) a través de la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos firmó el martes un principio de acuerdo con el consorcio coreano Korez – Posco, para el desarrollo y producción de cátodos de ion – litio, en el marco de la cooperación pactada entre Bolivia y Corea.

El ministro de Minería y Metalurgia boliviano, Mario Virreyra, señaló que este acuerdo se enmarca dentro de la tercera fase de la estrategia de industrialización del litio que lleva adelante el Gobierno.

INVERSIÓN El joint venture boliviano-coreano exige un capital inicial de 1,5 millones de dólares que serán financiados a 50 por ciento entre la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL) y las firmas Posco y Kores de Corea del Sur, según ANF.

La información fue proporcionada por el gerente Nacional de Recursos Evaporíticos de COMIBOL, Alberto Echazú, al indicar que el acuerdo “empieza con una planta piloto de cátodos para poder escoger luego la tecnología para adaptarse en la planta industrial”.

El objetivo principal de esta asociación es diseñar e implementar la planta de experimentación, como paso previo a la construcción de la planta industrial para fabricar cátodos de litio que representa más del 40 por ciento del costo de las baterías de litio.

El joint venture es con el consorcio coreano Posco-Kores, la primera aportará la ingeniería y construcción de la planta piloto y brindará el apoyo tecnológico, además de la inversión, por su parte, la Corporación Coreana de Recursos (Kores) aportarán con inversión, apoyo en la obtención de precursores y respaldo económico para el suministro de materias primas.

En tanto que COMIBOL deberá suministrar las materias primas como carbonato de litio y precursores metálicos, la infraestructura y permisos para construir la planta piloto, además del aporte de capital.

“Es un emprendimiento inicial” para definir la tecnología para la instalación de una industria de materiales catódicos en la modalidad de “joint venture” y dimensionar el mercado, indicó Echazú.

Compartir