El reclamo busca recuperar el costo del salvataje, financiado por el fisco chileno, que incluye todos los implementos utilizados en el rescate.

Chile, a través de su Consejo de Defensa del Estado (CDE), demandó a la Compañía Minera San Esteban Primera con el fin de recuperar cerca de los 5.300 millones de pesos chilenos ( 10,8 millones de dólares) que gastó sólo el fisco de Chile en el rescate de los 33 mineros.
La cifra no es definitiva, ya que falta incluir facturas pendientes de empresas que colaboraron en el rescate junto a Codelco, lo que será presentado posteriormente a través de otro escrito ante el tribunal.
Entre los costos que tuvo la operación que se realizó entre el 12 y 13 de octubre están los de las máquinas de sondaje, perforadoras, tubos del encamisado encargados a Argentina, los costos en los equipos de comunicaciones y los repuestos del taladro, que fueron importados desde Estados Unidos.

La magistrada del 6° Juzgado Civil de Santiago, Rommy Muller, acogió la solicitud del organismo en su totalidad para trabar embargos, y decretó de inmediato la prohibición de celebrar actos y contratos -con el fin de evitar la venta o traspaso- de 32 vehículos que están vinculados a los dueños del yacimiento, tres bienes raíces y 62 pertenencias mineras de Chañaral, Caldera y Copiapó. Además la magistrada dispuso la retención de 240 mil dólares adeudados por la empresa privada Cormin por venta de concentrado de mineral.
Este proceso es paralelo al del 17° Juzgado Civil de Santiago donde se recomendó arrendar la mina por 10 años para evitar la quiebra, pagar deuda a los acreedores y cancelar finiquitos a los mineros.

Compartir