Compañía Minera Candelaria, propiedad en un 80% de Freeport-McMoRan y 20% de Sumitomo, ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental de Atacama –norte de Chile- el Estudio de Impacto Ambiental, EIA, del proyecto “Candelaria 2030-Continuidad Operacional” por US$400 millones.

El objetivo del proyecto es extender la vida útil de las operaciones de Minera Candelaria hasta el 2030, reflejando de esta manera el aumento de nuevas reservas identificadas. La actual vida útil de la mina de cobre expira en el año 2017.
 
El proyecto Candelaria 2030 incluye la construcción de un nuevo tranque de relaves dentro de su propiedad, así como la reubicación de alguna líneas de transmisión eléctrica y caminos, los cuales son necesarios para la continuidad de las operaciones hasta el 2030.

La fase de construcción del proyecto se iniciará una vez obtenida la aprobación ambiental y sectorial correspondiente. En tanto, la puesta en marcha de la iniciativa está programada para el año 2017.

Compartir