Codelco Chile, la mayor productora de cobre del mundo, inauguró este miércoles las operaciones subterráneas de su gigantesca mina Chuquicamata, en un esfuerzo de ingeniería que le permitirá alargar su vida útil otras cuatro décadas.

El proyecto ubicado en el desierto de Atacama, norte de Chile, implicó más de una década de trabajo y una inversión de 5.000 millones de dólares -la más grande realizada por la cuprífera estatal responsable de casi el 11% del cobre mundial-, para extender la vida de este yacimiento, que ha venido produciendo cobre y otros subproductos desde hace más de 100 años a cielo abierto como una operación a rajo abierto.

A la fecha, el rajo ya alcanza una superficie de 950 hectáreas y su crecimiento se hacía económicamente inviable.

A medida que pasa el tiempo, la operación requiere excavar más profundo para alcanzar el mineral, haciendo necesario seguir extendiendo los caminos para el transporte de material.

“Chuquicamata ha iniciado una transformación que maximizará el valor económico de la empresa y su aporte al Estado en el largo plazo”, afirmó el presidente del directorio de Codelco, Juan Benavides durante la ceremonia.

Con su puesta en marcha, se incrementará en casi 40% la producción minera del yacimiento, la que llegará a 61 toneladas métricas finas (tmf) por persona en 2025, comparada con las 44 actuales.

La empresa extraerá de la mina un aproximado de 320.000 toneladas de cobre fino anuales el 2026, con lo que se mantendrá como una de las más productivas de Codelco, que hoy produce unas 1,7 millones de tmf anual.

Compartir