El CEO de BHP, Mike Henry, encabezó la inauguración de la nueva concentradora de cobre de Spence en Chile. El proyecto de US$ 2.460 millones procesará 95.000 toneladas métricas por día (tm/d) para producir concentrado de cobre y concentrado de molibdeno. Extenderá la vida de la faena Spence en Chile por otros 50 años

La compañía dijo que la inauguración de la concentradora es parte de un plan global de BHP que busca reforzar el portafolio cuprífero, fortaleciendo las operaciones de la compañía para responder a una demanda mundial del metal que se duplicará en las próximas décadas.

Mike Henry estuvo acompañado por el presidente de BHP Minerals Americas, Rag Udd, el presidente de BHP Pampa Norte, Cristián Sandoval, el subsecretario de Minería, Willy Kracht, así como autoridades locales y pobladores de Sierra Gorda y Baquedano.

“Este es un momento significativo para BHP en Chile, donde estamos desde hace más de 30 años y queremos continuar en este camino de desarrollo conjunto y colaboración”, dijo Henry. “Chile tiene grandes oportunidades para proporcionar los productos básicos que el mundo necesita para descarbonizarse y mejorar los niveles de vida. Pero no podemos hacerlo solos. Necesitamos continuar trabajando con la industria, el gobierno y las comunidades para continuar el desarrollo de una manera segura y sustentable, y para crear valor para todos en este camino”.

El Gobierno está comprometido en la creación de condiciones para un desarrollo armónico de la actividad minera, dijo Kratch. “Desde esta perspectiva, valoramos los esfuerzos de la industria para incrementar responsablemente la producción de cobre chileno y quisiera reconocer a BHP por el gran logro de haber culminado la construcción y puesta en servicio de la concentradora Spence en un contexto tan complejo como el que creó la pandemia,” agregó.

Sandoval dijo que el proyecto representó “un punto de encuentro de talento emergente, para la incorporación de la mujer a la minería y nuevas oportunidades para todos los trabajadores y comunidades de la región”.

La nueva planta concentradora se construyó con una fuerza laboral inclusiva y diversa: hoy, el 32,7% de los trabajadores de Spence son mujeres, y BHP seguirá avanzando en esta dirección. Además, durante el proceso de construcción -que duró 1.180 días- se emplearon más de 12.000 trabajadores, y fue el único proyecto minero en Chile que no detuvo la construcción durante la pandemia.

A nivel técnico, el agua para la nueva concentradora es abastecida por una planta desalinizadora ubicada en Mejillones, lo que permite a Spence operar hoy exclusivamente con agua de mar desalada, y la energía para la concentradora se abastece exclusivamente de fuentes renovables.

A esto se suma la implementación de nueva tecnología de flotación, que utiliza un 60% menos de energía y ocupa un 50% menos de espacio que las plantas convencionales. Esto generará un menor consumo de energía y una menor emisión de gases de efecto invernadero, dijo la compañía.

Además, las innovaciones en Spence incluyen la implementación de una flota de cinco perforadoras y 33 camiones autónomos, que permitirán avanzar en la electrificación de los procesos de manejo de materiales.

Compartir