Barrick Gold Corp. aceptó la decisión de la Corte Ambiental de Antofagasta de mantener la orden de cierre y sancionar al regulador ambiental chileno impuesto a Compañía Minera Nevada, la subsidiaria de Barrick que posee la porción chilena (Pascua) del proyecto Pascua-Lama. El tribunal dijo que Barrick no implementó ciertas medidas para cumplir con su licencia ambiental.

Barrick suspendió la construcción del proyecto en el 2013 debido a problemas ambientales, oposición y costos de desarrollo. Ahora Pascua pasará del cuidado y mantenimiento al cierre, de acuerdo con la decisión del Tribunal Ambiental.

Barrick dijo que no apelaría la decisión.

Tras el fallo, el director ejecutivo de Barrick para Chile y Argentina, Marcelo Álvarez, dijo que Pascua-Lama seguía siendo un proyecto importante y ya se está trabajando para reevaluar su potencial. Esto implica una revisión interna integral de sus aspectos técnicos, económicos y sociales, así como diferentes enfoques para la concesión de permisos y el desarrollo en caso de que los estudios en curso arrojen un proyecto que cumpla con los filtros de inversión de Barrick. Confirmó que cualquier desarrollo de un nuevo proyecto cumpliría con la legislación vigente tanto en Chile como en Argentina.

“Barrick es una empresa muy diferente desde su fusión con Randgold y ahora tenemos un fuerte enfoque en establecer buenas relaciones con las comunidades y las autoridades”, dijo.

Agregó que Barrick está comprometida con la inversión en Chile y Argentina.

Mientras el proyecto estuvo suspendido, Pascua-Lama continuó tratando y monitoreando la calidad del agua para cumplir con sus compromisos ambientales, según Barrick. En 2014, los funcionarios ambientales de Chile multaron a Barrick con $ 16 millones por incumplimiento de los requisitos regulatorios. El Tribunal Ambiental reconoció que ninguna de las infracciones anteriores que motivaron la orden de cierre había causado un daño irreparable.

Compartir