La iniciativa consiste en 256 paneles fotovoltaicos (330 watts, cada uno), ubicados en una isla flotante, con capacidad de generar en conjunto 86 kWh. Junto con ello, este proyecto permitirá reducir las emisiones de CO2 en 58 toneladas al año, generar energía eléctrica renovable de 150.000 kWh/año y reducir en un 80% la evaporación del agua sobre el área que cubre.

La planta pionera en Chile surge como una solución para maximizar el uso eficiente de agua ante la escasez hídrica de la zona central del país, donde se ubica la mina Los Bronces de Anglo American. El objetivo es reducir la evaporación del agua en la superficie de Las Tórtolas, con el fin de aumentar la disponibilidad para recirculación en el proceso minero.

Hoy Los Bronces recircula entre el 70% y el 80% del agua del proceso, lo que permite abastecer un 45% del requerimiento total de la operación.

Durante el año, se monitorearán los resultados de esta innovación, con el fin de ampliar este piloto a una planta de mayor tamaño. Su éxito dependerá de la correcta interacción entre la isla y el tranque de relaves.

Los paneles son módulos policristalinos de 72 celdas, double glass sin marco de aluminio. Tienen resistencia a condiciones climáticas extremas como viento o sismos. El sistema de anclaje resiste eventos de viento de 210 km/h y puede adaptarse al aumento o disminución del nivel del tranque.

La instalación convierte este espacio nunca antes utilizado, en un área aprovechable y mejora la generación eléctrica fotovoltaica gracias al efecto de enfriamiento natural del sistema, producto de la diferencia de temperatura entre el agua y el ambiente.

Compartir