Por Oscar Martínez Bruna

Se hicieron famosos el año 2010 tras sobrevivir 64 días, tras haber sobrevivido 700 metros bajo tierra en la antigua mina San José, en la Región de Atacama, norte de Chile. Sin embargo, hoy los 33 mineros que protagonizaron una emocionante historia de esperanza y uno de los rescates más recordados en la historia de la minería mundial no están para nada felices, luego de enterarse de la decisión que tomó el pasado 22 de Julio la Fiscalía de Atacama, al informar que cerraría “sin acusados” la investigación por el derrumbe ocurrido en la mina.

De acuerdo a la Fiscalía, se optó por no perseverar, “porque no había convicción para formular una acusación respecto de los hechos que ya se habían investigado.” El fiscal a cargo, Héctor Mella, dijo que no pudo acreditarse en forma fehaciente y concluyente la existencia de fallas en el yacimiento San José.

Por su parte, algunos de los mineros rescatados mostraron su disconformidad mediante declaraciones públicas en que afirman su asombro por este tipo de fallos.

A este respecto, Juan Illanez, uno de los 33 rescatados, dijo en medios de difusión pública que según el abogado de los mineros, el dictamen de la Fiscalía de Atacama sería una instancia meramente a nivel zonal, y que el caso en lo penal aún no se encontraría totalmente cerrado.

La abogada de los dueños de la minera San Esteban, Catherine Lathrop, dijo estar conforme con la decisión de la fiscalía, señalando que es una “muestra clara” de que efectivamente sus representados no habían cometido ningún delito. Además, la abogada solicitó el 5 de mayo pasado el sobreseimiento definitivo de sus clientes en la causa que involucró al operario Gino Cortés, quien perdió su pierna izquierda en un accidente en la mina San José, un mes antes de que los 33 mineros quedaran atrapados por un derrumbe.

El otro curso de acción posible, y que no descartan, es una acción civil contra los dueños y operadores de la mina. De hecho, Luis Urzúa, jefe de turno del grupo de mineros dijo en los medios que tienen la intención de recurrir a la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Al respecto, el ministro de Minería de Chile, Hernán de Solminihac, señaló que al Gobierno sólo le corresponde “acoger y respetar los trabajos que hace cada poder del Estado.”

La seguridad es un aspecto fundamental de toda operación minera moderna. La inversión en seguridad debe ser una preocupación fundamental de todos los agentes que intervienen en la actividad minera, no sólo de los encargados de la prevención y la seguridad al interior de las minas. Es de suma importancia que los encargados de invertir en seguridad tengan en cuenta aspectos tales como buscar la formas de hacer más eficientes las asignaciones de gastos en logística, gestión y optimización de las labores de mantenimiento, e invertir mayores montos en seguridad para evitar que hechos como el ocurrido en la mina San José vuelvan a afectar la vida de los trabajadores y sometan a los operadores y dueños a una crisis que les pueda costar su negocio.

Sinceramente,
Oscar Martínez Bruna
Editor/Corresponsal para Latinoamérica,
omartinez@mining-media.com

Compartir