Por Oscar Martínez Bruna

En Noviembre de 2009, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet promulgó la Ley sobre Gobierno Corporativo de la Corporación Nacional del Cobre (CODELCO). Las nuevas reformas introducidas tienen por objetivo perfeccionar el régimen jurídico de administración de Codelco y continuar con el proceso de modernización y de transparencia de la gestión de dicha empresa, reforzando la fiscalización y el control, entre otros objetivos. Los beneficios generados por Codelco han servido para financiar los fondos de pensiones de los últimos años y activar el plan de emergencia contra la última crisis económica, impulsado por el Gobierno Chileno.

No podemos desconocer que la administración Bachelet, representada por su Ministerio de Minería, ha llevado a cabo una buena gestión en lo que respecta a la aplicación de políticas monetarias sensatas y responsables, lo que fue especialmente perceptible cuando el país tuvo que hacer frente a los efectos de la tristemente recordad crisis financiera mundial.

El 13 de Diciembre, Chile se pronunció en las urnas en busca de un nuevo Presidente de la República. Tal y como se esperaba, ningún candidato obtuvo la mayoría necesaria para ser proclamado en esa oportunidad. El 17 de enero de 2010 se llevará a cabo una segunda vuelta electoral entre los dos candidatos que recibieron el mayor número de votos, el candidato oficialista Eduardo Frei Ruiz-Tagle, y el candidato de la oposición Sebastían Piñera Echeñique. Ambos candidatos han incluido su particular visión de cómo abordar el tema de la minería en sus respectivos planes de gobierno.

El candidato de la “Concertación” gobernante ha prometido emprender una importante reforma fiscal que afectará a las empresas que exploten los recursos naturales del país, especialmente a la industria minera. La reforma anunciada por Eduardo Frei supondrá una recaudación adicional para el Estado de 1.500 millones de dólares. En concreto, espera casi duplicar los ingresos percibidos por las regalías mineras con una aportación extraordinaria de 300 millones de dólares.

Entretanto, el candidato de la “Coalición por el Cambio” afirma que, en caso de alzarse con la victoria en los comicios, vendería una parte de la empresa minera estatal Codelco, el mayor productor y exportador mundial de cobre. El empresario propone vender un 20% de la empresa estatal, que en la actualidad produce el 10% del cobre que se consume en el mundo y que ha generado una enorme riqueza en el país sudamericano atrayendo hacia él la inversión extranjera por los yacimientos de cobre. El planteamiento de Piñera propone privatizar parte de Codelco mediante una oferta de acciones o la venta directa a los fondos de pensiones privados, lo que le permitiría obtener recursos para financiar mejoras que ayudarían a la entidad a recuperar el terreno perdido en el mercado frente a las mineras privadas.

Aún con privatizaciones y gravámenes en mente, ambos candidatos tienen entre sus planes continuar impulsando el desarrollo del negocio minero en Chile. Existe un consenso general en la idea de continuar fomentando esta actividad dentro de un marco legal estable, y con políticas serias y transparentes, tal y como ha sido costumbre históricamente en este país.

Sinceramente,
Oscar Martínez Bruna
Editor/Corresponsal para Latinoamérica,
omartin1@ctcinternet.cl

Compartir