Por Oscar Martínez Bruna

Los gigantes mundiales del sector minero no pueden quejarse. Sus ganancias crecieron de forma espectacular el año pasado, gracias a la fuerte subida de los precios de las materias primas, impulsados por el acelerado crecimiento en el continente asiático. Las cotizaciones de numerosas materias primas, especialmente los metales industriales como el cobre o el estaño, así como los metales preciosos como el oro y la plata, han superado todas las expectativas ya desde hace varios meses, apoyados en una serie de variables que han favorecido a este verdadero boom en las utilidades.

Un factor contribuyente de gran importancia sin duda ha sido el fuerte crecimiento de los países emergentes tales como China, la recuperación económica en los países industrializados y otros factores que tienden a limitar la oferta, como por ejemplo las recientes inundaciones en Australia, como también la creciente atracción de numerosas transnacionales por invertir en recursos naturales.

El gigante anglo-australiano Río Tinto y el anglo-sudafricano Anglo American triplicaron sus beneficios anuales, a 14.300 millones y 6.500 millones de dólares respectivamente. El grupo suizo Xstrata multiplicó por siete sus beneficios, hasta 4.700 millones de dólares.

Según el Diario Financiero de Chile, Anglo American registró utilidades después de impuesto a la renta por US$ 2.322 millones por sus operaciones de cobre en Chile en 2010, lo que representó un aumento de 35%, debido a “precios récord del cobre, además de ingresos más altos por las ventas de molibdeno”, indicó la firma. Aún así, su producción en el país bajó un 7%, llegando a 623.295 toneladas de cobre fino. Por operaciones, Los Bronces alcanzó 221.410 toneladas (-7%), Mantos Blancos produjo 78.590 toneladas (-13%), El Soldado produjo 40.458 toneladas (-2%) y Mantoverde mantuvo una producción de 61.058 toneladas. En tanto, Collahuasi aportó 221.779 toneladas de cobre fino (-6%), por dos huelgas que resultaron en 10 mil toneladas menos, además, una falla en el Puerto Patache tuvo un impacto negativo en las ventas de 8.800 toneladas.

Mientras que Minera Escondida obtuvo una ganancia neta o resultado integral total del año 2010 registró un aumento del 35%, subiendo desde US$3.199,6 millones durante el año 2009 a US$4.338,2 millones en el año recién terminado.

La demanda por materias primas, incluyendo los cada vez más valiosos recursos minerales, crece exponencialmente, y el futuro se vislumbra auspicioso para la industria minera, al menos por ahora.

Sinceramente,
Oscar Martínez Bruna
Editor/Corresponsal para Latinoamérica,
omartin1@ctcinternet.cl

Compartir