En momentos complicados para nuestra alicaída economía global, vemos discretas, aunque esperanzadoras, señales de cierta mejoría en comparación con el último trimestre del 2008. Un muy leve pero constante aumento en el precio del cobre y en el de otros commodities podría ser la pauta del comienzo de tiempos mejores.

Cuando tenemos que salir a la calle y nos enfrentamos a una fuerte lluvia sabemos que no está en nuestras manos hacer que cese y que deje de mojarnos. Lo que sí podemos hacer es ir a casa y buscar un buen impermeable y un par de botas. Este mismo principio tal vez sea el que debemos aplicar en la manera de abordar esta verdadera tormenta que nos ha traído la actual crisis financiera mundial.   

Quienes formamos parte del equipo editorial de Equipo Minero queremos mantenerlo informado de los más recientes acontecimientos e innovaciones en la industria minera mundial, aunque procurando un enfoque preferente más bien centrado en la realidad de nuestra región, América Latina. En este sentido, esperamos que nuestro aporte les permita a ustedes, nuestros lectores, procesar, adaptar y quizá mejorar algunos conceptos que se mencionan en la presente edición de la revista, tales como la optimización de costos y una mayor eficiencia de los procesos.

Una mirada a las operaciones en la mina de cobre El Abra, en Chile, nos permite darnos cuenta que es posible conciliar “ahorro” con “productividad,” y que una faena minera puede posponer un proyecto, mientras agrega eficiencia extra a su gestión, sin incurrir en reducciones de personal propio ni en una desaceleración estrepitosa de sus actividades.

La tendencia mundial al cuidado del medioambiente está fomentando un creciente interés en incorporar accionamiento eléctricos a equipos extractivos como palas y cargadores. Se trata de aumentar el ahorro en insumos tales como lubricantes y combustibles por medio de accionamientos más eficientes y con menos emisión de contaminantes. Cuanto menos combustible consumimos, más ahorramos y contaminamos menos.

Una ventilación eficiente es clave para el buen desarrollo de las operaciones al interior de las minas subterráneas. Los muros corta-fugas constituyen un elemento fundamental del circuito de ventilación en las minas que actualmente están en operación, y más aún en el caso de aquellas minas en expansión que deben incorporar un mayor número de corta-fugas.

Para lograr un eficiente circuito de molienda, es crítico contar con un buen diseño que contemple elementos tales como el tamaño correcto del molino y la clasificación adecuada del material de alimentación. En esta edición se explican algunos métodos utilizados para el diseño de circuitos de molienda y se busca explicar por qué la optimización de los molinos comienza en los molinos semi-autógenos (SAG).

Como siempre, esperamos que los contenidos de esta edición sean del interés de nuestros lectores en general, y sirvan para ayudar a los encargados de adquirir insumos y tecnologías a las mejores decisiones.

Sinceramente,
Oscar Martínez Bruna
Editor/Corresponsal para Latinoamérica,
omartin1@ctcinternet.cl

Compartir