Disponibles en siete modelos para abordar una serie de aplicaciones, los detectores de metal Eriez Modelo 1200 detectan metal fragmentado tanto ferroso como no ferroso—incluso cuando es transportado en correas con cables de acero. El sistema es capaz de detectar partículas ferrosas y no ferrosas medianas y más grandes que viajan a velocidades de hasta 1.200 fpm (363 m/min). Opera midiendo el cambio en la señal electromagnética recibida y el material que está siendo transportado mediante el área sensora. Como las propiedades magnéticas de un material son completamente independientes de la conductividad, los metales fragmentados tanto magnéticos como no magnéticos son constantemente detectados.

Compartir