Metso afirma que el nuevo chancador de mandíbula Nordberg C130 es más productivo debido a su mayor volumen de cavidad, entregando mayor producción al usarlo en chancado primario de alta capacidad. La unidad C130 de 40 toneladas métricas ™, según la compañía, tiene un volumen de cavidad 21% más grande comparado con modelos anteriores de esta clase de tamaños. El mayor volumen de cavidad significa que hay más mineral en el proceso de chancado a la vez. La abertura para alimentación de 1.000- x 1.300-mm (39 x 51”) del chancador es capaz de procesar alimentación gruesa manteniendo un flujo ininterrumpido de material; esto puede brindar menores costos de tronadura y permite el procesamiento de material más grande en la etapa primaria. La velocidad de operación es de 220 rpm con un rango de ajuste lateral cerrado de 100–250 mm (4–10”). Su peso operacional es de 40.100 kg (88.500 lb), excluyendo otras opciones.

Debido a su diseño compacto, el C130 puede reemplazar convenientemente a modelos de chancadores más antiguos. Su diseño con pernos y pasadores también permiten su fácil desarme para ser transportado a faenas subterráneas. La configuración estándar incluye herramientas de izaje para dados de mandíbula, placas laterales y placa basculadora, todas contribuyendo la seguridad operacional. El C130 puede ser equipado con protecciones de volantes de inercia mixtos fáciles de abrir que permiten un acceso rápido y seguro a todos los puntos de mantenimiento. Además de las protecciones, el C130 puede ser adaptado con opciones tales como un chute de alimentación protegido contra desgaste, una cama de motor integrada con accionamiento eléctrico, un ajuste de configuración hidráulico, un triturador de rocas y una combinación de pluma, y un conjunto de automatización de proceso IC1000.

 

Compartir