Luego de instalar el paquete de automatización de orientación de RCT en un solo LHD en el 2015 con buenos resultados, una mina de oro recientemente incorporó el sistema de orientación a dos otros LHDs y reportó beneficios que van desde mejoramientos en la seguridad del operador hasta un menor tiempo de cambio de turno y menos paradas no planificadas de máquinas.

En una reciente historia de casos proporcionada por RCT, la empresa especialista en control y automatización con sede en Australia, explicaba cómo uno de sus clientes, la empresa minera Canadiense Mandalay Resources, se beneficiaba de la implementación de cargadores controlados remotamente en una operación de veta angosta en Australia.

Mandalay posee y opera el proyecto de oro-antimonio al sudeste de Bendigo en Victoria. La operación extrae mineral mediante una mina subterránea de una sola entrada, usando métodos de veta angosta. La mina produce hasta 80.000 onzas equivalentes al año (oz/a) en oro y antimonio en oro por gravedad y un concentrado que contiene aproximadamente un 54% de antimonio y 60 gramos por tonelada métrica ™. La naturaleza de la minería en veta angosta dicta que los avances de mineral deben ser mínimos en sección transversal para reducir la dilución.

El programa de perforación y tronadura de Costerfield fue diseñado para maximizar la recuperación de mineral al lanzar el mineral hacia el punto de tracción. Sin embargo, históricamente, la faena pudo recuperar solamente un 75% del mineral porque el mineral restante asentado en el vació del talud estaba fuera del alcance del cargador subterráneo. No se permitió el trabajo de cargadores operados manualmente más allá del frente de escalón.

Mandalay investigó implementar un cargador que pudiera ser manejado a distancia para extraer mineral extra y salvaguardar a los operadores de los equipos de situaciones riesgosas en el frente de ataque de la mina. En el 2015, Mandalay contrató a RCT para instalar su producto ControlMaster Guidance Automation en un Cargador Sandvik LH203. El cargador automatizado permitió a Mandalay Resources recuperar importantes cantidades de mineral que antes era inalcanzable.

En años recientes, RCT ha aumentado la flota autónoma en Costerfield al poner en servicio el ControlMaster Guidance Automation en una segundo Sandvik LH203 así como también en un Sandvik LH151D. Las máquinas son manejadas desde Estaciones de Control por Fibra Óptica (FOCS) en lugares seguros de la mina subterránea protegidos por Unidades Guarda Láser, como también en estaciones en la superficie de la mina.

“Sacar a los operadores de la máquina es la mejor idea ya que elimina su exposición a uno de nuestros trabajos con mayor riesgo, que es trabajar en un frente de escalón,” dijo Jayson Guzzo, gerente de proyectos mayores e innovación de Costerfield. “Los cargadores pequeños que usamos son muy rígidos, lo que tiene un potencial de daños reiterados repetitivos. También tienen cabinas abiertas y, en este ambiente, el polvo, las emisiones de la máquina y los escombros pueden ser un asunto de seguridad.”

A mediados de 2019, Mandalay decidió instalar una red de comunicaciones digitales para minas, y así adaptarse al futuro crecimiento tecnológico. “Dado que somos una operación de veta angosta, puede que tengamos que acceder a mineral a una distancia significativa del punto de acceso de la mina, así que estamos considerando pasar a una plataforma digital de manera que podamos poner a funcionar una troncal de fibra y operar autónomamente máquinas a través de una vasta distancia,” dijo Guzzo.

“En una mina tradicional usted podría pasar una semana entera atascándose en un solo nivel antes de moverse, pero en Costerfield, podríamos atascar 3 o 4 rumbos en un turno, así que el número de faenas que tenemos que instalar en un momento dado son múltiples. Por lo tanto un sistema digital acelerará significativamente el proceso poner en servicio nuevas transmisiones.”

Mandalay informó que ControlMaster Guidance Automation permitió a la mina llevar a cabo las operaciones de atascamiento y encendido simultáneamente, ahorrando tiempo sustancial que se gastó previamente alejando personal a una distancia segura. El sistema permitió a la compañía reducir el tiempo de cambio de turno en dos tercios. Según Guzzo, la faena ha experimentado menos paradas de máquina no planificadas.

“En Costerfield las transmisiones son de aproximadamente 2 metros de ancho, así la Automatización de Orientación mantiene a las máquinas fuera de los muros y las detiene de su desplazamiento por los túneles, así que el daño a las máquinas es mucho menor y redunda en un tiempo para mantención no planificada significativamente menor,” dijo.

Compartir