El otoño pasado, Boart Longyear anunció una expansión de sus Servicios de Agua de Mina. Los rajos se están profundizando y más mineros están pasando a minería subterránea. La extracción de agua de minas es un gran negocio en estos días. Norteamérica, por ejemplo, ha expandido sus faenas subterráneas en los últimos 10 años. “A menudo hay que sacar agua para acceder a esos objetivos más profundos,” dijo Dale Johnson, director de operaciones para servicios mundiales de perforación de Boart Longyear. “Nuestro segmento Servicios de Agua de Mina se centra en el control de agua cerca de la mina, lo que incluye un número de diferentes tipos de pozos. También requiere un juego equipos de perforación. En muchos casos, los equipos son más grandes y requieren una mayor inversión que para los equipos de circulación reversa más pequeños.”

Extraer agua no es nuevo para Boart Longyear. La compañía entró al negocio de la extracción de agua hace poco más de 25 años. Como una compañía descentralizada que fue proporcionada por Lang Exploratory Drilling, explicó Johnson. “El negocio ahora ha sido centralizado con dentro de Boart Longyear y, aunque la industria ya no ve el nombre, el grupo y la experticia aún existen y son la extensión principal de este negocio a nivel mundial,” dijo Johnson. “Normalmente, los pozos que instalamos nivel friático monitoreando desde el comienzo de la mina hasta su cierre. Luego perforamos pozos para agua de producción para extracción y procesamiento. Y mientras avanzan las operaciones subterráneas, podemos proporcionar perforaciones para que los servicios suministren materiales sueltos, tales como grava y concreto. Todo esto requiere un agujero profundo de mayor diámetro y conocimiento técnico para mantenerlos conforme a lo planeado.”

Describiendo el proceso, Johnson lamentó que la gente a menudo solo piense en los equipos de perforación. “El equipo de perforación, sin embargo, es una pieza que debe ser apoyada por sistemas de lodos, camiones grúa, camiones winche, camiones con combustible, barras, y mecanizado de tubería. Cuando hablamos acerca de equipos, normalmente estamos hablando acerca del paquete completo que Boart Longyear pone sobre la mesa.

En cuanto a la extracción de agua, Boart Longyear afinó sus habilidades en Carlin Trend “Allí es donde se desarrolló la experticia y ahora nos estamos expandiendo dentro de Perú, África Occidental, Sudáfrica, y Australia Occidental [Pilbara],” dijo Johnson. “Los problemas con el agua no son nuevos para esas regiones, pero con las técnicas que hemos desarrollado en el tiempo, somos idóneos para mejorar las condiciones para estas minas.”

Boart Longyear aborda los proyectos de extracción de agua en tres fases: Fase 1 (28 pulgadas), Fase 2 (48 pulgadas), y Fase 3 (60 pulgadas). Para el trabajo de la fase I, ellos usan el equipo T130A. La fase 2 requiere la LR140A. La fase 3 comienza con la LR300 y luego avanza a equipos LR500 y LR700.

“La T130 es un equipo versátil,” dijo Johnson. “Se puede usar para trabajo de exploración RC, pozos de agua, y perforaciones de hasta 20 pulgadas. Construimos pozos con diámetros completados de hasta 14- a15”. Esperamos que la siguiente fase sea mucho más grande, moviéndonos en el rango de las 48”, completando pozos de perforación en el rango de las 20” a 24”. La profundidad de los pozos que estamos observando está en el rango de los 300-m.”

La perforadora de la segunda fase en una unidad Boart Longyear producida en Salt Lake City. “La 140A fue la perforadora de ‘servicio’ usada para Carlin Trend. El próximo paso es la LR300. Estamos construyendo una LR500.” La nomenclatura del producto se basa en la capacidad de retroceso in toneladas.

La perforación de una sola pasada en importante para este proceso. Los perforistas quieren estar en el pozo de perforación por una cantidad mínima de tiempo para mantener la integridad del mismo. La calidad de los pozos (de agua), explicó Johnson, depende de la habilidad para poner una mecanización grande en los pozos de perforación y perforar agujeros rectos.

Compartir