Codelco extendió la explotación a rajo abierto de Chuquicamata hasta Diciembre de este año, aportando 30.000 extra de cobre a la producción de la estatal, antes de convertirse en una operación subterránea.

Altos precios del cobre, nuevos proyectos, más plantas desaladoras, y nuevas fuentes de energía renovable, hacen pensar en una
pronta recuperación de la actividad minera en el país

Por Oscar Martinez, Editor en Latinoamérica

La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) elevó la proyección promedio del precio del cobre para este año a US$3,30 la libra respecto a la anterior estimación, que fue de US$2,90 la libra. Para el año 2022, en tanto, pronostica que el valor promedio del metal estará en torno a los US$3 la libra.

Las empresa mineras operan con normalidad en Chile, respetando los protocolos sanitarios y conciliando sus metas productivas y la seguridad laboral de sus trabajadores, las actividades se desarrollan sin parar y algunas compañías mineras ya tienen en carpeta ampliaciones, mejoramientos y nuevos proyectos en el corto, mediano y largo plazo.

La región con mayor inversión minera que ya cuenta con aprobación ambiental es Atacama, donde existen 39 proyectos en esta fase por un total de US$7.275 millones. A esta región le sigue Antofagasta, con 30 proyectos por US$12.228 millones, y Coquimbo, con 8 proyectos por US$3.291 millones. Luego vienen Valparaíso, donde se registran 6 proyectos por US$361 millones, y cuatro proyectos en la Región de Tarapacá, que contemplan una inversión de US$548 millones. 48 proyectos se encuentran en etapa de evaluación ambiental, sumando un total de US$11.512 millones de inversión, y otras 15 iniciativas están en carpeta para iniciar este trámite, con una inversión acumulada de US$19.046 millones.

Codelco, por ejemplo, aprobó US$1.243 millones destinados a la construcción de los proyectos Diamante y Andesita, que la estatal espera finalizar de aquí a 2023. Aambas iniciativas, que forman parte de la cartera de Proyectos El Teniente, según anunció el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet. En la vereda privada, Gold Fields ya ha comenzado formalmente la construcción de la infraestructura de su mina de oro a cielo abierto Salares Norte, con una inversión de US$860 millones, en el norte del país, y el Proyecto Desarrollo Mantoverde, de Mantos Copper, con una inversión de US$832 millones y que está enfocado en la explotación de nuevas
reservas de mineral de sulfuros desde una mayor profundidad de los actuales rajos de la operación Mantoverde, con el fin de ser procesado y producir concentrado de cobre.

El aporte energético para estos y otros proyectos. En Chile ya hay al menos 3 iniciativas que incorporarán Hidrógeno Verde en sus faenas. El combustible, que se puede producir a partir de agua y energías renovables, es una de las posibles y futuras soluciones cuando se habla de sostenibilidad, de hecho, tendrá un rol fundamental en lo que respecta a alcanzar la meta de carbono neutralidad al año 2050. En Chile se espera que esta fuente de energía contribuya para lograr una reducción de emisiones que se estima de ente el 25% y 27% al año 2050.

El uso de agua de mar sigue ganando espacio en la industria minera, no solo en Chile, sino a nivel mundial. Las compañías mineras buscan invertir en este ítem para hacer que sus procesos sean más eficientes y amigables con el medio ambiente. Esto se ve reflejado en los 15 proyectos que existen en carpeta de plantas desaladoras y/o sistemas de impulsión de agua de mar que estarán operando en el país de aquí a 2028. A la fecha, el sector tiene 8 desaladoras y 3 sistemas de impulsión de agua de mar que ya están funcionando en el país, lo que representa el 25% del agua fresca no recirculada que usa la industria del cobre.

Según Cochilco, hacia 2031 un 53% de los recursos hídricos que se usarán en minería provendrán de agua continental y un 47% del mar.

Potenciando la Minería con Hidrógeno Verde

El Hidrógeno Verde es considerado el “combustible del futuro,” y se está convirtiendo en uno de los principales motores de desarrollo energético y una inagotable fuente de recurso energético renovable para Chile. La minería es uno de los grandes consumidores de energía en el país, por ejemplo, en la minería del cobre sólo la mitad recae en electricidad y la otra mitad son combustibles fósiles (90% Diésel). Aun cuando se usara electricidad 100% renovable en minería, aún sería necesario descarbonizar la otra mitad de la energía utilizada, y es allí donde el Hidrógeno Verde puede ayudar. Actualmente existen algunos proyectos piloto de hidrógeno verde que desarrolla la industria y que apuntan al transporte de carga en las faenas mineras, a las celdas de combustibles y a módulos de combustibles de las baterías.

Según información proporcionada por el Gobierno de Chile, se espera comenzar a desarrollar el primer prototipo de camión dual para ser probado en las condiciones reales de una faena minera. Las compañías mineras participantes son BHP, Anglo American y Cap Minería. Mientras, entre las empresas de energía figura Acciona, Engie y las firmas de producción de hidrógeno, Hydrogenics (Canadá) comprada por Cummins.

Otros proyecto en desarrollo busca adaptar la operación de cargadores frontales de la minería subterránea de diésel a hidrógeno a través de celdas de combustibles. Este proyecto es ejecutado por el consorcio liderado por la U. Técnica Federico Santa María (actualmente está siendo evaluado por la Corporación de Fomento, Corfo) y contará con la participación de diversos actores nacionales e internacionales. Codelco, como principal asociado a este proyecto, ya está desarrollando el prototipo en El Teniente. Entre este año y el próximo se espera realizar las aplicaciones en vehículos mineros de la tecnología testeada durante la primera etapa del proyecto.

Un tercer proyecto se refiere al desarrollo en el país de módulos de trenes de potencia híbridos para el sector minero, para así reemplazar los convencionales de diésel por unos compuestos por baterías de última tecnología y celdas de combustibles a hidrógeno verde. Esta propuesta — que será desarrollada por el centro de investigación aplicada de origen australiano Csiro Chile, Engie y Mining3 — contempla diseñar y fabricar un prototipo de tren motriz de batería y celda de combustible de 100-200 kW para probarlo en condiciones mineras.

La compañía minera Antofagasta Minerals, uno de los principales productores de cobre en Chile, promueve el desarrollo del hidrógeno verde para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La empresa ya utiliza energías provenientes sólo de fuentes renovables para producir cobre en su mina Zaldivar. A partir de 2022, se espera que toda la energía eléctrica que se utilice producción provendrá de fuentes limpias.

La División El Teniente de Codelco se asoció con una universidad local chilena para desarrollar un prototipo demostrativo escalable de vehículo minero eléctrico movido por celdas de combustible alimentadas con hidrógeno, baterías y supercondensadores.

Los Nuevos Proyectos de Codelco

La cartera de proyectos El Teniente, que además de Diamante y Andesita considera el desarrollo de Andes Norte, está actualmente en plena etapa de construcción y extenderá por 50 años la vida productiva de la División. Durante sus etapas de construcción generarán 2.000 puestos de trabajo y, considerando Andes Norte, la inversión total de la cartera de proyectos de El Teniente alcanza los US$3.200 millones. Al cierre de la presente edición, el avance de los tres proyectos en su construcción global llegaba a una cifra cercana al 64%.

Diamante y Andesita, luego de la aprobación por parte del directorio de Codelco, iniciaron la etapa de inversión, que contempla US$730 millones y US$513 millones, respectivamente. Andes Norte, en tanto, tiene aprobados US$1.931 millones y presenta 28% de avance.

Se estima que, en total, los tres proyectos generen, aproximadamente, 10 mil puestos de trabajo en la etapa de mayor actividad constructiva, prevista para 2021 y 2022. En tanto, su operación se hará con dotación con la que ya cuenta El Teniente, quienes actualmente se desempeñan en sectores del yacimiento que se irán agotando gradualmente. A nivel local, la cartera permitirá que la minería mantenga un aporte al PIB regional cercano al 20%.

Los proyectos presentan una alta complejidad geotécnica, lo que ha hecho necesario utilizar tecnología de vanguardia y adaptar soluciones constructivas a la realidad del yacimiento: el hidrofracturamiento, la fortificación 100% mecanizada de los túneles principales y el blindaje mecanizado de piques verticales.

El Proyecto Andesita utilizará el método de explotación de Panel Caving Convencional con Pre-acondicionamiento mediante Fracturamiento Hidráulico (FH). Las reservas alcanzan a 120,8 Mt, con ley media de Cobre de 0,87% y 0,0197% ley de Mo. El ritmo de extracción en régimen de la mina, como promedio diario será 25.000 t/d, a partir del año 2029. El inicio de la operación está proyectado para el año 2023, con un ramp up hasta el año 2029 y vida útil al año 2041. Se contempla la construcción de 25 km de túneles, 85 puntos de extracción y otras obras para permitir la circulación de equipos de carga, descarga y acarreo (LHD) autónomos que usan energía eléctrica para movilizarse, y que serán operados desde la ciudad de Rancagua a través del Centro Integrado de Operaciones.

En el proyecto Diamante, Codelco invirtió un total de US$ 730 millones, y su entrada en operaciones se estima para Octubre de 2022. Durante su construcción, Diamante generará la creación de 700 puestos de trabajo. La mina tendrá 40 kms de túneles, con 102 puntos de extracción.

Andes Norte, en tanto, está siendo construido en la cota más profunda del yacimiento. Su fecha de inicio de producción está prevista para diciembre de 2023.

Además de lo anterior, la estatal chilena también “refundará” su División Salvador, e instalará la primera piedra de este hito luego de que el directorio de Codelco aprobara US$1.383 millones para la construcción del proyecto estructural Rajo Inca.

La cifra es 33% menor que la inversión contemplada por Codelco en 2014, gracias a la maximización y optimización de la infraestructura existente, especialmente de las áreas mina y del depósito de relaves, y el overhaul (mantenimiento correctivo y preventivo) de los procesos de las plantas concentradora e hidrometalúrgica.

El ahorro se logró, además, por la reutilización de equipos mineros. Cuando entre en operaciones, Rajo Inca requerirá entre 25 y 30 camiones de 300 toneladas de capacidad, palas hidráulicas y cargadores frontales de gran tonelaje, la mayoría de los equipos provenientes de otras divisiones de Codelco.

El proyecto estructural contempla un período de 22 meses de prestripping, periodo en el que se extraerá la roca sin valor comercial o estéril que cubre las reservas minerales, y un ramp up de la planta concentradora de siete meses. Por lo tanto, la puesta en marcha se iniciará el segundo semestre de 2022, para alcanzar una producción de 90 mil toneladas en el primer semestre de 2023.

La cartera de proyectos El Teniente, que además de Diamante y Andesita considera el desarrollo de Andes Norte, está actualmente en plena etapa de construcción y extenderá por 50 años la vida productiva de la División.

Mantoverde Explota Nuevas Reservas

El diseño original del Proyecto Desarrollo Mantoverde (PDMV) considera la extracción y beneficio de nuevas reservas de minerales de sulfuros, ampliando y profundizando sectores que se encuentran actualmente en explotación (Celso-Mantoruso yMantoverde) y el beneficio mediante una planta concentradora con una capacidad de procesamiento máximo de 13 Mton/año; con un promedio diario de 33 ktpd y un máximo de 35,6 ktpd, durante la vida útil del Proyecto. La producción de concentrado de cobre concontenido de oro alcanza valores promedio y máximo de 270.000 y 320.000 ton/año, respectivamente, el cual será transportado en camiones hasta Puerto Barquito.

Como consecuencia de la explotación de sulfuros, se genera una cantidad de minerales oxidados los que serán procesados utilizando las instalaciones existentes de la operación actual. El proyecto se realizará en una sola etapa y el hito de inicio es la construcción de instalaciones de faenas.

En el Área Mina se contempla la explotación de las Zonas Mantoverde y Celso-Mantoruso, donde se extraerá el material para darle continuidad a la operación a través de la explotación de minerales de sulfuros y óxidos, mientras que el área planta se divide en Planta Minerales Oxidados, que considera el chancado y la clasificación, aglomeración, lixiviación en pilas, botadero de ripios lixiviados, lixiviación del mineral de baja ley, y extracción por solventes (SX) y electro-obtención (EW); y Planta de Procesamiento de Minerales de Sulfuros, que considera chancado primario, almacenamiento de mineral grueso, molienda SAG, flotación y remolienda, espesamiento y filtrado de concentrado de cobre, y obras complementarias de la planta concentradora.

La mina contará además con un sistema de respaldo de energía que considera la instalación de 5 generadores de emergencia con una potencia en torno a 1.600 Kw cada uno, junto con fuentes de poder ininterrumpida (UPS), y suministro de agua fresca recuperada: abastecido a través del agua desalinizada proveniente desde la Planta desalinizadora existente ubicada en el sector de Bahía Flamenco.

También se contempla un área de tranque de relaves, un área línea de transmisión eléctrica, y un área planta desalinizadora y sistema de impulsión.

Gracias al PDMV, Mantos Copper espera prolongar la vida útil de la operación existentes en a lo menos 40 años.

Mantoverde busca maximizar el uso de innovadoras tecnologías sustentables que reduzcan su huella ambiental. Estas incluyen la incorporación de energía solar fotovoltaica y relaves filtrados para optimizar el uso del agua.

La operación Mantoverde consiste en un rajo principal de 2.300 metros de longitud, 520 metros de ancho y una profundidad de aproximadamente 340 metros.

Gold Fields Inaugura Salares Norte

Recientemente, la minera sudafricana Gold Fields inició formalmente la construcción de la infraestructura minera para su proyecto Salares Norte, en el norte de Chile. La compañía espera completar el proyecto de $860 millones a fines de 2022, con la primera producción de oro a principios de 2023. Alrededor del 15% de la construcción ya se completó, dijo Gold Fields. Eso incluye un campamento minero para 1.800 personas, infraestructura relacionada y caminos de acceso.

Salares Norte procesará dos millones de toneladas de mineral por año para la producción de oro doré una vez que se ponga en marcha, durante una vida útil de la mina de 10 años.

El yacimiento alberga 3,5 millones de onzas de oro, 39 millones de onzas de plata y 695 millones de libras de cobre. El mineral se explotará a rajo abierto,
y se procesará mediante un sistema de chancado, sistema de molienda, extracción de minerales mediante esquema híbrido de lixiviación cianurada convencional, Merrill-Crowe y carbón en pulpa (CIP) para recuperación de oro y plata y depositación de relaves filtrados. El producto final será metal doré.

Compartir