Con una inversión superior a los US$4.700 Millones, el ambicioso Proyecto Minero Quebrada Blanca Fase 2 iniciará su construcción durante el próximo año

Actualmente, la operación de la mina de cobre-molibdeno Quebrada Blanca, de propiedad mayoritaria de la canadiense Teck, ubicada a unos 4.400 metros sobre el nivel del mar en la región de Tarapacá, norte de Chile, explota material supérgeno de óxidos generando minerales de alta y baja ley, los que son procesados en pilas y botaderos de lixiviación a través del clásico proceso de chancado y lixiviación, y que pasan a los procesos de extracción por solvente y electro-obtención para generar cátodos de cobre. La faena existente ha cumplido una vida útil que bordea los veinte años.

Leer el artículo completo en nuestra edición Digital

Compartir