Minera Esperanza es la única mina del mundo que utiliza tanto agua de mar como agua recuperada de sus procesos , y es el único yacimiento nuevo y a gran escala que se inaugura en el mundo desde 2008
Por Oscar Martinez Bruna, Editor en Latinoamérica

El 7 de abril de este año se inauguró oficialmente Minera Esperanza, primer gran proyecto minero de cobre que entra en operación en el país y el mundo desde 2008. La inauguración oficial de Minera Esperanza, ubicada en medio del corazón de la zona cuprífera de Chile fue encabezada por el presidente de ese país, Sebastián Piñera Echenique. También asistieron diversas autoridades nacionales y regionales, ejecutivos y trabajadores de Antofagasta Minerals y sus socios japoneses de Marubeni.

Con una inversión de US$2.600 millones, la entrada en operación del yacimiento -cuya propiedad pertenece en un 70% al grupo chileno y en un 30% a la firma japonesa Marubeni- permitirá a Antofagasta Minerals alcanzar una producción que superará las 700.000 toneladas de concentrado de cobre al año, de las cuales 200.000 corresponden a cobre fino y 230.000 onzas de oro. En sus primeros 10 años de funcionamiento, Minera Esperanza producirá anualmente un promedio aproximado de 190.000 toneladas de cobre y 230.000 onzas de oro contenidos en concentrados, con una ley promedio de 0.56 de cobre. También existe una cantidad no determinada del recurso molibdeno, que contará en el futuro con una planta de procesamiento. El molibdeno es un subproducto que permite rebajar los costos de producción del cobre, pues sus ventas actúan como un crédito. Su precio ronda los US$15 por libra, aunque en 2004 logró un máximo de US$34 por libra. Por ahora, Antofagasta Minerals beneficia el molibdeno sólo en Los Pelambres. En 2009 produjo 7 mil 800 toneladas del metal, mientras que a septiembre de 2010 acumuló 6 mil 400 toneladas.

Minera Esperanza se ubica a 180 kilómetros de Antofagasta y a 100 kilómetros de Calama, específicamente en la comuna de Sierra Gorda, Región de Antofagasta. La altitud aproximada en el lugar es de 2 mil 300 metros sobre el nivel del mar.  El poblado más cercano corresponde a la localidad de Sierra Gorda, distante a 30 kilómetros aproximadamente. El Muelle de Esperanza, área donde se embarcará el concentrado de cobre que producirá la Compañía, se ubica en la comuna de Mejillones, en el sector de Caleta Michilla.

La construcción de Minera Esperanza se inició a comienzos de 2008, en plena crisis financiera mundial, contingencia que no varió los planes y tiempos de construcción. Casi tres años después, en enero de este año, se realizó el embarque de las primeras 5.000 toneladas de concentrado de cobre.

En todo este proceso trabajaron más de 30.000 personas -con un peak de 13.000 trabajadores en el período de mayor actividad-, completando más de 40 millones de horas/persona trabajadas y situando a Esperanza como uno de los megaproyectos mineros más seguros realizados en Chile hasta la fecha.

A su vez, la operación de la mina genera sobre 1.300 empleos permanentes, de los cuales 60% son ocupados por trabajadores locales. Este alto porcentaje se logró gracias a una preocupación especial de la compañía por privilegiar la contratación de personas de la zona, para lo cual generó planes especiales de capacitación laboral que permitió la incorporación de aproximadamente 300 vecinos de la Región a su dotación propia. Igualmente destaca la incorporación laboral femenina en distintos niveles de la organización, con un 12% de mujeres, lo que duplica el promedio de la industria.

Durante nuestra visita a faena, el gerente de la mina le comentó a Equipo Minero que “Minera Esperanza es una operación sustentable desde sus orígenes desde un punto de vista económico, ambiental y social. Socialmente, hemos hecho grandes esfuerzos para contratar gente de la segunda región, exclusivamente, y eso de alguna u otra manera ha sido uno de nuestros valores en la compañía,”  También indicó que el modelo de contratación de personal se ha basado en la contratación de un 70% de personal aprendiz –sin experiencia- y un 30% de operadores avezados. Los operadores aprendices pasan por un proceso de capacitación que se inicia con una previa selección a nivel regional, considerando todas las comunidades locales cercanas, para después realizar un proceso de entrevistas masivas y seleccionar a quienes se considera son las personas más aptas para los cargos dentro de la minera. Después de este proceso de selección, los postulantes van a un curso de capacitación en Antofagasta por tres meses, Finalmente, el nuevo personal es subido a faena para recibir entrenamiento práctico que incluye un simulador de equipos.

Proceso Productivo
El proceso productivo dentro de las instalaciones de Minera Esperanza es el típico de la minería a cielo abierto. Comenzando con la ‘navegación’ topográfica, donde se marcan los pozos que están en los contornos para evitar que la perforadora caiga si queda algún pozo en el aire. Existe perforación de producción, y de mineral y estéril.

El líder mundial en soluciones de productividad industrial, especialmente en el rubro minero, Atlas Copco, suministró Minera esperanza una flota de flota de perforadoras emplazadas en terreno, compuesta por cuatro unidades del modelo Pit Viper, dos unidades del modelo DM3 y una perforadora de menor tamaño correspondiente al modelo ROC. Las perforadoras DM3 y las Pit Viper perforan el mineral y el material estéril. El tema del aumento de la productividad es muy importante para nosotros, como también la seguridad. Es así que productividad y seguridad se sustentan una a la otra en el área de perforación de la mina, puesto que casi no se han reportado accidentes en los equipos, aumentando la productividad.”  

Los equipos de Atlas Copco incorporan en sistema RCS (Rig Control System), cuya plataforma, y sus módulos correspondientes, reducen considerablemente los rigores a los que están sometidos normalmente los equipos de minería y el propio personal, haciendo que las diversas operaciones sean más rápidas, más livianas y más fáciles de realizar.

Los pozos de pre-corte tienen una inclinación de 80 grados. La profundidad del rajo, a la fecha de la visita de Equipo Minero a la mina, era de 144 metros, la longitud del rajo es de 1.200 metros, mientras que su ancho es de 970 metros. La altura de los bancos es de 16 m. y las rampas tienen una inclinación de 10% y 38 metros de ancho. La primera tronadura fue el 6 de marzo del 2008, y el pre-stripping – que removió 154.500 millones de toneladas – se terminó el 21 de Julio del 2009.

La flota de camiones de extracción asciende a 28 unidades, todos son Caterpillar modelo 797 de las tres series (A, B y F). Las palas que se usan en el carguío corresponden a tres unidades eléctricas del modelo P&H XPC, y dos palas hidráulicas Komatsu PC8000. Las palas hidráulicas están destinadas a cargar mineral, mientras que las palas eléctricas cargan estéril.

También existe una serie de vehículos de apoyo, seis bulldozers, cuatro wheeldozers, tres motoniveladoras 24M y una 16M.  

El material extraído es transportado por los camiones hasta el área de chancado primario. El producto chancado, a su vez, es transportado por una correa de 3,7 kilómetros hasta el acopio de mineral grueso. El producto extraído del acopio se transporta hasta un molino SAG, para luego continuar a dos molinos de bolas y baterías de hidro-ciclones, los que en conjunto con los chancadores de piedrecillas completan el proceso de reducción de tamaño o conminución. El mineral de muy bajo tamaño ingresa como pulpa al proceso de flotación, que incluye etapas tales como flotación primaria, flotación flash, flotación de primera limpieza y barrido, remolienda, y flotación de segunda limpieza, resultando en la separación del mineral valioso del material estéril.  

Al concentrado obtenido a partir de la flotación de la segunda limpieza, se le aumenta el porcentaje de sólidos y se almacena en un estanque de agitado, desde donde se bombea a través de un ducto de concentrado que mide 143 km. hasta la costa, en la zona de Michilla, ubicada en la comuna de Mejillones.

Luego de llegar a las instalaciones que Minera Esperanza posee en Michilla, la pulpa es espesada y filtrada, obteniendo el concentrado colectivo que se almacena en el edificio de acopio, cuya capacidad permite disponer hasta 70.000 toneladas a la espera de la llegada de los barcos.

Hoy en día, la mina moviliza un promedio de 280.000 t/d, pero en régimen, el proyecto debiera mover 420.000 t/d, de las cuales 97.000 en promedio debieran ir a la alimentadora de la planta.

La planta de procesamiento de mineral está en proceso de puesta en marcha, y Gerencia Mina cree que es necesario ir alimentándola de tal forma que permita a sus operadores ir acomodando todos sus sistemas, haciendo las mejoras que corresponda, hasta que ellos lleguen al ‘ramp-up’ y a sus valores de diseño. “Una vez que estemos en régimen, nosotros debiéramos movilizar del orden de 420.000 toneladas diarias, 97.000 a chancado y la diferencia a botaderos,” explicó el Gerente Mina.

Sistema de Manejo de Aguas y Medio Ambiente
Uno de los aspectos más significativos de Minera Esperanza, es que su operación ocupa solamente agua de mar sin desalar, la que es bombeada a través de un acueducto de 145 kilómetros de longitud, que sigue la misma ruta del concentraducto. Al mismo tiempo, la Gerencia Mina aclara que “uno de los principales valores de nuestra compañía es la innovación. Subir el agua de mar aquí al desierto es una tarea titánica.”  

Esta innovación es posible gracias al sistema de impulsión que contempla cuatro estaciones de bombeo, situadas entre el sector del Muelle Esperanza ubicado en Caleta Michilla y el yacimiento de la Compañía en la comuna de Sierra Gorda.

El mayor consumo de agua de mar lo requerirá la Planta Concentradora, estimado en más de 600 litros por segundo.

Minera Esperanza utiliza agua de mar en el 100% de sus procesos productivos, y producirá, durante los primeros diez años de operación, un promedio de 714.000 toneladas de concentrado al año (conteniendo 200.000 toneladas de cobre pagable y 230.000 onza de oro pagable al año).

Algunos procesos en la costa y en el sector del yacimiento requieren de agua dulce, la que se obtiene de la desalinización del agua de mar, a través de plantas de osmosis reversa, ubicadas en ambos sectores. Del total del agua de mar requerida para el proceso (630 litros por segundo), se desaliniza solo cerca del 8%, y esta agua desalinizada es usada para consumo humano.

El consumo de agua en la planta concentradora de Esperanza alcanza los 630 litros por segundo, lo que constituye un 30% de toda el agua que requiere su proceso productivo. Ese menor consumo se logra gracias a un diseño que optimiza el uso del agua en cada una de las etapas del proceso, donde destaca la utilización de nuevas tecnologías de relaves espesados, de acuerdo a las condiciones de la zona. Inicialmente el proyecto contemplaba la mitad de la capacidad antes señalada, pero a poco andar, y antes de hacer la inversión inicial de la tubería, Minera Esperanza vio la posibilidad de tener una expansión hacia el sur de la mina, hacia donde se encuentra el proyecto Mina Telégrafo, de propiedad de los mismos dueños de Minera Esperanza. Es así que, pensando en la posibilidad de explotar la Mina Telégrafo en el corto o mediano plazo, se hicieron estudios que arrojaron que sería necesario aumentar la capacidad de la tubería para poder hacer frente a un mayor consumo de agua una vez en marcha la explotación de El Telégrafo.      

El relave espesado de Esperanza es un aporte al uso eficiente del agua. Consiste en espesar el relave hasta un 67% de material sólido para posteriormente bombearlo a través de tuberías y distribuirlo en sectores dentro del depósito establecido para tales efectos. Una vez solidificada la mezcla, es posible redepositar más relave en el mismo lugar.

La forma y consistencia compacta de su mezcla permite que la baja cantidad de agua presente en él se evapore fácilmente. Ello se ve favorecido por el clima y suelo desérticos en que se inserta Minera Esperanza, evitando la infiltración de líquido a capas inferiores del suelo.

De este modo, este tipo de relave presenta características que lo hace ambientalmente amigable: entrega una gran estabilidad, minimiza la emisión de material particulado e infiltraciones en el suelo, teniendo presente además que no existen acuíferos cercanos.

Desde el punto de vista ambiental, Minera Esperanza es catalogada como el proyecto minero más innovador del último tiempo, en donde cada una de sus instalaciones fue desarrollada con las tecnologías que garantizan el menor impacto ambiental posible y, de paso, el uso eficiente del recurso natural más crítico de la Región en que se ubica: el agua. Los impactos ambientales serán minimizados por el uso de relaves espesados, los que reducen al máximo la lixiviación de metales hacia las profundidades del suelo, y limitan la emisión de material particulado hacia la atmósfera gracias a una mayor estabilidad física. Adicionalmente, el traslado del concentrado de cobre se realizará a través de un ducto soterrado, que limitará el uso de camiones en su traslado al muelle ubicado en Michilla, y el uso de una correa transportadora encapsulada durante la carga de los navieros, evitando la contaminación de la zona costera.

Primer Embarque
El primer envío de cobre se enmarcó en el proceso de puesta en marcha de la compañía del grupo Antofagasta Minerals, que se inició en Noviembre del año pasado.

Las primeras 5.000 toneladas de concentrado de cobre producidas por Minera Esperanza, la nueva compañía del grupo Antofagasta Minerals, fueron embarcadas por medio de Antofagasta Terminal Internacional, ATI, concesionaria de Puerto Antofagasta, para su envío a los mercados internacionales. Esta primera venta marcó un hito en la comercialización de cobre por parte de la empresa, que dio así inicio a sus exportaciones al mercado internacional.

La motonave Vijitra Naree, de más de 28 mil toneladas de capacidad, de bandera tailandesa y procedente de Punta Chungo –en la Región de Coquimbo– se convirtió en el primer buque en transportar la producción de la empresa minera chilena, teniendo como destino el puerto de Saganoseki en Japón.

Antes del embarque, el traslado de concentrado de cobre de Minera Esperanza contó con la revisión en terreno de autoridades regionales, logrando una positiva evaluación de este proceso, realzando la calidad y estilo que define a la Compañía.

Compartir