El correcto equilibrio es necesario para optimizar el rendimiento de la planta

El escenario minero mundial ha cambiado en los últimos 20 años para adaptarse a las reservas minerales y a factores económicos.

Weir Minerals dice que sus cribas horizontales de movimiento lineal—recientemente reinventados como parte de la nueva familia de equipos de pulverización Enduron de la compañía—ofrecen una solución que brinda bajos requisitos de altura y menos fijación en los medios de cribado al compararla con cribas de movimiento circular o elíptico.

2 Weir Screen Chart-Sp11658

En países con yacimientos de baja ley y costos de mano de obra relativamente altos, tales como Canadá, los EEUU y Suecia, la operación minera pequeña de bajo tonelaje prácticamente ha desaparecido. En esos países, la industria ha cambiado a operaciones de alto tonelaje y baja ley, que requieren equipos más grandes con un bajo costo de operación y una alta producción.

Economías emergentes como Brasil, Rusia, India y China requieren grandes cantidades de minerales en bruto tales como hierro y cobre para alimentar su creciente demanda local y mundial. Estimulado por el crecimiento de estos mercados emergentes, se ha suscitado un auge mundial en los precios de los metales y la energía. Para satisfacer esta demanda, las operaciones con alto tonelaje se han transformado en la norma y ahora dominan en países como Australia, Perú y Chile donde se localizan importantes reservas de mineral.

Ya sea que se extraiga mineral de baja o de alta ley de la tierra, la metodología ha cambiado a operaciones de alto tonelaje. El denominador común es que las faenas mineras están buscando mayor rendimiento a la vez que bajan sus costos. Como resultado, se ha puesto aún mayor importancia en las soluciones de procesamiento integradas y en los conjuntos de pulverización, incluyendo la tecnología de cribado. Alguna vez una consideración secundaria de diseño, ahora la tecnología de criba juega un papel importante en las operaciones de procesamiento mineral.

Las aplicaciones de cribado típicas incluyen:

  • Cribas vibratorias para separación de material grueso;
  • Cribas clasificadoras y removedoras combinadas de doble plataforma y gran capacidad para circuitos cerrados, circuitos de chancado secundario;
  • Cribas clasificadoras de separación fina operando en circuito cerrado con rodillos de molienda a alta presión;
  • Cribas horizontales de movimiento lineal para descarga de molino SAG;
  • Cribas clasificadoras de alta frecuencia para recuperación de material grueso a partir de desbordamientos de ciclón; y
  • Cribas escurridoras de alta frecuencia.  

Además, algunas operaciones mineras optan por ubicar cribas más pequeñas a lo largo de una planta para aplicaciones especiales tales como la eliminación de metal fragmentado.

Las plantas de mayor tonelaje que instalan nuevos rodillos de molienda a alta presión han creado un nuevo desafío técnico para los proveedores de cribas vibratorias. Para satisfacer las necesidades tanto de los molinos de molienda primaria grandes como de los chancadores de cono secundarios grandes, los tamaños de las cribas han sido aumentados más allá del ancho estándar de 4-m. Como los fabricantes han aumentado los tamaños de las cribas para adaptarse a mayores producciones, ellos también se han centrado en una mayor vida útil de los medios de cribado y en simplificar los procedimientos de reemplazo.  

Existen varios importantes criterios a considerar al evaluar la tecnología de cribado, estos incluyen la efectividad de la separación, durabilidad del equipo y costos totales de mantención. La criba incorrecta puede trastocar completamente la eficiencia operacional de una planta. Cuando hay una mala selección de una criba, los operadores se ven forzados a comprometer la producción y los objetivos de costos de otros equipos en la planta.  

Por ejemplo, el costo operacional de una chancador de cono puede ser has un 50% mayor si no se eliminan los finos adecuadamente antes del chancado. Además de los cotos operacionales agregados, el chancador de cono se verá forzado a reducir su efectividad de chancado para evitar el daño mecánico causado por el aglutinamiento de los recientemente creados finos y de los finos que entraron al chancador a partir del sobredimensionamiento de las cribas. En el caso de los molinos SAG, una criba descarga de molino SAG malamente seleccionada puede afectar negativamente al material de tamaño crítico del procesamiento del chancador de cono y el tamaño de la alimentación que va a los molinos de molienda posteriormente. En ambos casos, se pierde la producción y en el caso del chancador de cono, se puede ver comprometida la confiabilidad mecánica.

El desafío que enfrentan los fabricantes de tecnología de cribado es diseñar sistemas que hagan vibrar cribas más grandes y pesadas sin sacrificar la facilidad de operación y mantención.

La interdependencia de cada componente de un circuito de molino requiere que todos los procesos unitarios sean optimizados y alineados para una máxima capacidad, eficiencia y utilización. Al diseñar e integrar cuidadosamente los equipos, se pueden minimizar las inversiones de capital sin comprometer la productividad ni aumentar los costos de mantención para garantizar la continua eficiencia de las operaciones mineras alrededor del mundo.

O’Bryan es gerente mundial de producto–tecnología de cribado de Weir Minerals (www.weirminerals.com).

Photo 1: Weir Minerals dice que sus cribas horizontales de movimiento lineal—recientemente reinventados como parte de la nueva familia de equipos de pulverización Enduron de la compañía—ofrecen una solución que brinda bajos requisitos de altura y menos fijación en los medios de cribado al compararla con cribas de movimiento circular o elíptico.

Compartir