Atrayendo más de US$780 millones el último año, América Latina sigue siendo el destino preferido para la inversión minera a nivel mundial.

La región se ha convertido en uno de los principales destinos para las inversiones mineras a nivel mundial. Así lo sugiere un sondeo inversiones en proyectos mineros metálicos publicado por Engineering & Mining Journal (E&MJ) en Enero de este año.

Aún cuando la inversión minera en América del Norte crece, nuestra región mantuvo su liderazgo el 2013, y su participación en la cartera de inversiones totales ha aumentado hasta llegar a un 29%. Siendo esta, sin embargo, menor que el 32% del año 2010, en contraposición con América del Norte y su participación que aumentó hasta un 15% el 2010, llegando a un 20% en el 21012.

El sondeo también informa que la cartera de proyectos en América Latina muestra el mayor promedio de inversión en proyectos de todas las regiones. Esto sería el resultado del gran número de megaproyectos que actualmente tienen lugar en el continente. La inversión promedio en América Latina es de US$780 millones, que es más del doble de la inversión en Asia (US$340 millones). Las otras regiones están entre estos dos extremos, con Europa recibiendo US$563 millones, África US$549 millones, América del Norte US$740 millones y Oceanía 572 millones.

Para complementar lo anterior, tenemos el informe del sondeo anual de compañías mineras del Fraser Institute 2012/2013, que asegura que aún hay espacio para mejorar el nivel de inversiones, especialmente en algunos países de América del Sur.

De acuerdo al estudio, Chile es el lugar menos riesgoso para invertir en minería a nivel Latinoamericano debido a sus reglas y regulaciones claras, a un sólido estado de derecho, y al breve tiempo que transcurre desde que un yacimiento es catalogado como ‘descubrimiento minero’ hasta que se trasforma en ‘explotación minera.’

Por su parte, según el sondeo, en Argentina existirían algunas diferencias de criterio entre el gobierno nacional y los gobiernos provinciales, lo que dificulta en algún grado la operatividad de la actividad minera en el país.

Pese a ello, algunas han venido invirtiendo en la extracción de litio Argentino. Un ejemplo de ello es la pronta materialización de Caucharí-Olaroz, proyecto que surgió por iniciativa de una empresa de capitales nacionales impulsada por la familia Mignacco, concesionaria inicial del proyecto, a la que luego se sumaron el operador internacional canadiense Lithium Americas. A ello se suma el voto de confianza recibido por parte de dos gigantes compañías mineras del país de norte: Yamana Gold y Goldcorp.

Finalmente, el informe del Fraser Institute, en sus comentarios acerca de Perú, enfatiza la facilidad que tienen las empresas que requieren permisos para perforación y su rápida tramitación, y destaca su buena disposición a la inversión extranjera.

Aún cuando siempre hay lugar para el mejoramiento, cualquiera sea la región, la comunidad minera reconoce el valor de perseguir proyectos en América Latina.

Sinceramente,
Oscar Martínez Bruna
Editor en América Latina,
[email protected]

Del Editor

Oscar Martínez Bruna escribe su opinión sobre la industria minera.Oscar Martínez Bruna tiene dos grados de una escuela técnica de prestigio en Chile: Inglés / traductor alemán (1989) y Administración de Empresas (1992). Fue el ganador regional de los premios INJUV, concedidas por la Oficina de Cooperación Técnica del Gobierno de Chile en el año 2003 para fomentar proyectos empresariales emprendedoras que implican comercio electrónico innovador (business-to-business) aplicaciones. Su formación técnica también incluye trabajar en las centrales térmicas de carbón y minas como traductor técnico e intérprete. Más recientemente, Oscar trabajó como consultor de P&H MinePro Services, Hatch (un contratista minero EPCM) y Escondida (la mayor mina de cobre del mundo)
Editor de América Latina, Equipo Minero, E&MJ y Coal Age [email protected]
 

Edición Digital