El precio del cobre ha bajado ostensiblemente en comparación a su peak este año, afectando a la industria minera en su conjunto. Sin embargo, hay algunas luces en esta aparente oscuridad. 

Los precios del metal han bajado fuerte y sostenidamente en los últimos meses debido a la crisis financiera global, después de alcanzar valores históricos a mediados de este año. El mayor producto de exportación de países tales como Chile, Perú, y EEUU, se mantendrá en valores bajos por al menos los próximos dos años para comenzar a recuperarse a partir del 2011, con una reactivación dinámica real sólo a partir del 2010. Al menos esa es la estimación que hizo José Pable Arellano, presidente ejecutivo de la minera estatal Codelco. La multinacional estadounidense Newmont Mining Corp., aplazó hasta el primer trimestre del 2009 su decisión sobre el desarrollo del proyecto de oro y cobre Minas Conga, situado en el Perú. Por su parte, la mina chilena Escondida evalúa posponer una inversión de unos 120 millones de dólares que proyectaba para la construcción de una planta para procesar molibdeno.

Sin eufemismos, ocupemos el término que mejor aplica a la situación actual: La palabra Crisis viene del griego Krisis y este del verbo Krinein, que significa “separar” o “decidir”, también los chinos tienen su propia definición al respecto y para ellos la palabra crisis tiene dos significados: “peligro” y “oportunidad”.

Es verdad, estamos atravesando tiempos difíciles y no se vislumbra una mejoría sustancial en términos de precios en el corto o mediano plazo. Pero veamos el lado medio lleno del vaso y pensemos en esta “Crisis” como un remezón que nos plantea nuevos desafíos y oportunidades. Para ver la oportunidad donde otros solo ven la adversidad es necesario observar la crisis desde otro punto de vista, para visualizarla con mayor perspectiva y con menor apasionamiento. Recordemos que todo tiene un lado negativo y un lado positivo, es una ley universal, pero la mayoría de los seres humanos solo ven el lado negativo porque no se necesita pensar mucho. La industria que produce materias primas también consume materias primas. Algunos podrían argumentar que la raya para la suma es “cero”, pero quienes trabajan en minería se benefician de los menores precios de los commodities. Recientemente se ha observado una caída del precio del petróleo de más de un 50%, hasta llegar a menos de US$ 70 por barril. El precio del acero ha descendido de US$525/TM a US$230/TM, y los precios del ácido sulfúrico han disminuido de US$400/TM a US$200/TM.

Las empresas productoras de cobre están recibiendo menores ingresos, pero también es cierto que, al menos en el caso de la gran minería, aún no se puede hablar de resultados operacionales finales con “números rojos”. Además, el costo de producción de algunas de las minas de cobre que operan en Latinoamérica es relativamente bajo para sus dueños.

Sinceramente,
Oscar Martínez Bruna
Editor/Corresponsal para Latinoamérica,
[email protected]

Del Editor

Oscar Martínez Bruna escribe su opinión sobre la industria minera.Oscar Martínez Bruna tiene dos grados de una escuela técnica de prestigio en Chile: Inglés / traductor alemán (1989) y Administración de Empresas (1992). Fue el ganador regional de los premios INJUV, concedidas por la Oficina de Cooperación Técnica del Gobierno de Chile en el año 2003 para fomentar proyectos empresariales emprendedoras que implican comercio electrónico innovador (business-to-business) aplicaciones. Su formación técnica también incluye trabajar en las centrales térmicas de carbón y minas como traductor técnico e intérprete. Más recientemente, Oscar trabajó como consultor de P&H MinePro Services, Hatch (un contratista minero EPCM) y Escondida (la mayor mina de cobre del mundo)
Editor de América Latina, Equipo Minero, E&MJ y Coal Age [email protected]
 

Edición Digital