La nueva planta concentradora de cobre más grande de Latinoamérica acaba de ser inaugurada en Perú, provincia y región Arequipa por la empresa minera Cerro Verde con una inversión de 5,600 millones de dólares.

La planta procesará 240,000 toneladas métricas por día de mineral, el doble de lo que hasta el momento procesaba la minera.

La inauguración estuvo a cargo del presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, quien llegó hasta la mina Cerro Verde donde se realizó la ceremonia que contó con la presencia del presidente y director ejecutivo de Freeport-MacMoRan Inc., Richard Adkerson.

En su discurso, Adkerson destacó el apoyo de los trabajadores para hacer realidad el proyecto y los instó a seguir trabajando de manera responsable para el desarrollo de la región y el país. Al mismo tiempo, pidió disculpas a la población de Arequipa por los inconvenientes que provocó la ejecución de la obra.

A su turno, Pedro Cateriano, afirmó que la expansión de Cerro Verde, mina ubicada muy cerca de la ciudad de Arequipa, es la prueba de que en el Perú sí se puede hacer minería responsable.

La ejecución de la expansión de Cerro Verde demandó dos años y medio de labor, tiempo durante el cual se contrató la mano de obra temporal de 18,000 personas de los cuales el 70 por ciento fueron arequipeños.

Se estimó, además, que la expansión de Cerro Verde generará un movimiento económico para el país de 5,400 millones de dólares y 3,400 millones de dólares para la región Arequipa.

Con la expansión de la mina, Cerro Verde planea producir este año 1,169 millones de libras de cobre fino, el 10 por ciento de esa producción provendrá del circuito de luxiviación, el 30 por ciento de la concentradora C1 y el 60 por ciento de la nueva planta concentradora denominada C2. También van a producir 20.8 millones de libras de molibdeno fino entre ambas concentradoras.

La expansión de la producción de Cerro Verde ha sido un proyecto amplio y complejo porque su alcance ha contemplado el desarrollo e integración de componentes y subproyectos que comprenden: la ampliación de los tajos de Cerro Verde y Santa Rosa, movimiento de tierra masivo en los emplazamientos del proyecto y la nueva planta concentradora C2.

Además del depósito de relaves de la quebrada Linga, el sistema de distribución de relaves, el sistema de distribución de energía en alto voltaje, la planta de tratamiento de relaves de Arequipa la Enlosada, el sistema de aguas servidas, aguas frescas y aguas tratadas y el sistema de transporte de concentrado de Cerro Verde a Matarani.

Así como la recepción, almacenamiento y carguío de concentrado en el puerto de Matarani, la planta generadora de energía eléctrica en Chiclayo, la plataforma de lixiviación base 3, mejoras a equipos de procesos y concentradora C1 y la reubicación y mejora de instalación de soportes en el área de operaciones de Cerro Verde.

Es importante señalar que la concentradora C2 tiene una capacidad nominal de producción de concentrados de cobres de 3,600 toneladas métricas por día, con un contenido de 23 a 25 por ciento de cobre y de 46 toneladas métricas de concentrado de molibdeno con un contenido de 50 a 55 por ciento de molibdeno.

Anualmente el incremento de producción de cobre fino será 278,000 toneladas métricas y de 6,000 toneladas de molibdeno fino, se prevé que los primeros años serán los de mayor producción luego irá disminuyendo conforme se encuentren los contenidos de cobre y molibdeno en el mineral.

Con la ampliación, Cerro Verde mantiene su competitividad y se ubica en el quinto lugar de productores de cobre en el mundo.

Edición Digital