EMOL informó en su portal que Minera Centinela, creada en 2014 a partir de la fusión de los yacimientos El Tesoro y Esperanza, ubicados en la II Región de Chile, prevé llevar a cabo un ambicioso plan de reducción de costos este año. Este podría significar alrededor de la mitad del ahorro contemplado para toda la operación de su matriz, Antofagasta Minerals (AMSA), del grupo Luksic. Según comentó el gerente general del distrito, André Sougarret, en 2016 prevén alcanzar un costo de caja de US$ 1,3 por libra, frente a los US$ 1,85 del año pasado, lo que se traduce en una rebaja del 30%. Asimismo, buscan elevar la producción a 250 mil toneladas de cobre fino y 216 mil onzas de oro. En 2015 se produjeron 221 mil toneladas de cobre en la mina.

El ejecutivo explicó que este año la meta de ahorro es de US$ 604 millones. Esto se suma al ahorro de 2015, en donde parte importante de las eficiencias se explicaron por la fusión de ambas minas y la optimización de una serie de procesos y reducciones de planas ejecutivas producto de la unión de operaciones en 2014. Además, se redujo el 5% de la dotación en octubre, unas 110 personas. Sougarret manifestó que este año no pretenden ningún cambio concreto en torno a las dotaciones, aunque comentó que "todo podría ser".

El desafío de ajuste de costos es enorme en Centinela, dado que esta mina cuenta con una ley de mineral -tonelada de metal extraído por roca removida- por debajo del promedio de la industria: 0,60%, en comparación con 0,80%. Para dimensionar los costos que esto implica, el yacimiento mueve cerca de 650 mil toneladas por día y procesa cerca de 30 mil toneladas. Sougarret adelanta que la situación futura no será mejor. Se estima que la ley bajará a 0,46% en los próximos años.

Edición Digital