Ante el cierre del proyecto minero Pirquitas, que se desarrolla en la puna jujeña Argentina, la empresa Mina Pirquitas informó sobre los trabajos de gestión ambiental y planes de apoyo a los trabajadores llevados adelante por el cierre del proyecto y sobre las expectativas ante el posible inicio de explotación en Mina Chinchillas.

"Estamos trabajando duro y hablamos con el Gobernador y su gente sobre el proceso de permisos y lo que hay que presentar, para entendernos, y si todo sale bien, avanzar con Chinchillas", señaló Alan Pangbourne, vicepresidente de Operaciones de Silver Standard, firma operadora de Pirquitas.

Sobre el proyecto en Chinchillas, pensado para bajar el impacto del cierre de mina Pirquitas por el agotamiento del mineral en extracción, agregó que "la idea es usar las inversiones que ya tenemos, para procesar el mineral de Chinchillas en la Planta de Pirquitas" que se encuentran a una distancia aproximada de 43 kilómetros.

"En vez de construir una planta nueva, pretendemos mover todo, porque ya tenemos un gaseoducto, la energía, todos los equipos, los molinos y todo eso", detalló, a la vez que destacó que "el mineral de Chinchillas es muy parecido al de Pirquitas”.

Por otro lado, Pangbourne se refirió al trabajo conjunto con el gobierno de la provincia para reinsertar laboralmente a los trabajadores que queden desocupado cuando empiece a cerrar la mina y dijo que se busca que "salgan con las mejores herramientas posibles para encontrar otros trabajos en la zona".

"Hablamos mucho de qué programas podemos apoyar, dónde ellos pueden trabajar con nosotros, qué información necesitan, cuándo las necesitan; de explicarles claramente cuál es el plan de cierre, cuándo va a pasar y por qué. Porque no es un cierre abrupto donde todos paran”, aseguró Pangbourne, según un informe de prensa.

Sobre las fases de cierre, explicó que se va a empezar por la mina y después por la planta, por lo que el empleo de trabajadores "se va a ir bajando paulatinamente", aunque se precisará personal para asegurar los trabajos de estudios de agua, despiece de distintas instalaciones y otras tareas de remediación ambiental, para lo cual ya se encuentran realizando los estudios correspondientes.

Por último, sobre las acciones tendientes a asegurar el futuro de los trabajadores de la empresa, señaló que actualmente se están desarrollando talleres para saber si piensan quedarse en la zona o si van a buscar trabajo en otro rubro, y así poder armar algunos programas específicos para cada grupo.

"No tiene sentido preparar a alguna persona para una entrevista si su idea es quedarse a trabajar con animales o pequeñas producciones de plantaciones. Hay otros programas que podemos armar para ellos, como también para los que quieren ser emprendedores e iniciar su propio negocio", finalizó.

Algunos de las acciones pensadas desde el gobierno provincial para afrontar la situación del cierre de mina Pirquitas, que dejará a más de 800 trabajadores desocupados, están orientadas a impulsar proyectos de producción de quinua, ganaderos, de fomento al turismo, entre otros.

 

Edición Digital