Son casi la mitad de las licencias que hay en Mendoza, Argentina. Inactividad y falta de pago del canon, entre las principales causas. El Gobierno prevé entregar las declaradas vacantes y volver a licitar las que queden. Gestiones por Vale.

La actividad de la minería vuelve a ser noticia. O tal vez, la inactividad. Es que en función de esa condición el Gobierno acaba de dar de baja a 270 licencias mineras de la primera, segunda y tercera categoría en la provincia, prácticamente un 40% de todas las que estaban vigentes hasta ahora.

Todo comenzó cuando la Subsecretaría de Energía y Minería puso la lupa sobre un universo de 650 habilitaciones para minas y canteras que hay en Mendoza. De allí surgió que muchas de ellas prácticamente no estaban trabajándose, y en otras tantas los concesionarios adeudaban el pago del canon, entre otras cuestiones.

“Lo que se hizo fue revisar cuáles estaban trabajándose y producían efectivamente. A partir de ahí pudo detectarse que en muchas no había inversiones e incluso se habían convertido en un negocio inmobiliario. En otras tantas se comprobó la inexistencia de minerales”, explicó el subsecretario de Energía, Minería e Hidrocarburos de la Provincia, Emilio Guiñazú, respecto de las inhabilitaciones.

Entre las 270 bajas, que pueden ser más a medida que avancen los controles de la Dirección de Minería, hay de todo: desde talco, bentonita y cal, hasta cobre, plata y oro. Ahora, la autoridad de concesión deberá decidir a cuántas les cuelga el cartel de “mina vacante”, una figura que pone el activo a disposición de cualquier otro inversor que manifieste interés en explotarla.

Edición Digital