El suspendido proyecto de potasa Río Colorado que Vale tiene en Mendoza podría reactivarse cuando la empresa brasileña encuentre el socio que está buscando. Así lo admitió Daniel Meilán, secretario de Minería de Argentina, en una entrevista con Reuters.

En julio de 2012, la ex presidenta Cristina Fernández había anunciado la puesta en marcha de la mina de potasio Río Colorado, en Mendoza, un proyecto que describió como "estratégico" por su monto cercano a los u$s 6400 millones y el efecto multiplicador en los proveedores que iba a generar.

Sin embargo, en medio de una abrupta caída del precio de la potasa, Vale cerró en diciembre de 2012 la operación en Río Colorado, en donde antes de la paralización del proyecto, la empresa había invertido 2.200 millones de dólares.

El proyecto también se vio afetado por la inflación y el atraso cambiario. En ese momento había pedido al Gobierno un beneficio impositivo para compensar la suba de costos, que le fue rechazado.

"Vale nos ha comunicado en principio que ellos no están queriendo vender, sino están queriendo buscar algún socio. Y estamos acompañándolos. Estamos trabajando para que el proyecto cuanto antes se pueda poner en marcha", dijo Meilán.

Según la nota de Reuters, Vale había planeado alcanzar una producción de 4,3 millones de toneladas de potasa al año en la segunda fase del proyecto, pero decidió abandonarlo cuando la caída del precio del mineral se sumó a un alza de costos, escasos incentivos fiscales y los fuertes controles de cambio establecidos por el gobierno argentino de ese entonces.

Meilán señaló que, de concretarse los planes, Vale pasaría a ser un socio minoritario en el proyecto. En la actualidad, la firma brasileña es la mayor productora mundial de mineral de hierro. La potasa es una forma de potasio, uno de los tres principales nutrientes de plantas junto con el nitrógeno y el fósforo, que se usa principalmente como fertilizante.

Vale, la segunda mayor minera del mundo, dijo que ha completado el 45% del proyecto de Río Colorado, que consiste de una mina de potasa, 800 kilómetros de nuevas y mejoradas vías de tren y una terminal de carga de potasa en Bahía Blanca, una ciudad al sur de la provincia de Buenos Aires.

En medio de los cambios económicos que está aplicando el nuevo gobierno de Mauricio Macri que asumió en diciembre del año pasado para seducir a inversionistas, Argentina espera recibir inversiones en minería por entre u$s 15.000 millones y u$s 20.000 millones en los próximos 10 años, según Meilán.

Consultados por periodistas de Reuters, voceros de Vale prefirieron no realizar comentarios.

Como parte de las reformas del gobierno de Macri para atraer inversiones que reactiven la actividad, estancada tras años de fuertes regulaciones sobre la economía, Argentina eliminó en febrero los impuestos sobre las exportaciones mineras.

"Si gran parte de estos proyectos se cumplieran con lo que tenemos en etapa de factibilidad, estaríamos entre los u$s 15.000 millones y u$s 20.000 millones de inversión", calculó Meilán luego de participar en una de las más importantes ferias del sector en Canadá. "Estos son los proyectos que están en vías de concretarse o ya están en vías de factibilizarse, por lo tanto va camino a la puesta en marcha", agregó el funcionario.

Edición Digital