La peruana Hochschild Mining ha asignado un presupuesto de US$100 millones a sus operaciones en el Perú y Argentina este año.

El foco de la inversión será el sostenimiento de sus unidades mineras y, particularmente, el desarrollo de la veta Pablo, descubierta en agosto pasado como parte de la exploración brownfield de la mina Pallancata (Ayacucho). El objetivo del productor argentífero es iniciar la explotación de este proyecto a fines del 2016; se propone invertir US$10 millones. La minera puso en marcha su última mina, Inmaculada, a mediados del 2015.

Edición Digital