La minera peruana Antapaccay estrenó una planta de tratamiento de aguas residuales domésticas que permite obtener agua tratada para el riego de plantas de tallo alto, uso industrial y control de polución en el acceso a la mina.

La tecnología aplicada consiste en la implementación de birreactores de membrana para clarificar y desinfectar el agua.

Edición Digital